Argentina, como muchos países, hoy 22 de abril, celebra el Día de la Tierra, que busca concientizar sobre la sobre la superpoblación, contaminación, conservación de la biodiversidad, entre otras emergencias ambientales.
Según el sitio oficial de las Naciones Unidas, con la celebración se admite «la responsabilidad colectiva de fomentar la armonía con la naturaleza y la Madre Tierra, para alcanzar el equilibrio justo entre las necesidades económicas, sociales y medioambientales de las generaciones presentes y futuras». Y comenzó en 1970, con un movimiento ambientalista donde 20 millones de norteamericanos se manifestaron saliendo a la calle para luchar por un medio ambiente saludable.
Tras esta manifestación se consiguió concienciar a los políticos sobre la importancia de la naturaleza y su cuidado, por ello se creó la Agencia de Protección al Medio Ambiente de Estados Unidos, la cual se encarga de las leyes para conseguir aire limpio, agua potable o conservar especies en peligro de extinción.

¿Por qué y quién?

El Día de la Tierra o Día internacional de la Madre Tierra o Earth Day, se celebra cada año el día 22 de abril. El promotor de este día fue el senador estadounidense Gaylord Nelson, que decidió instaurar esta fecha para concienciar a la población de los problemas comunes que afectan en torno a la contaminación, la conservación de la biodiversidad y otras preocupaciones ambientales para proteger la Tierra.
De este modo, como sucede cada año, más de 1000 millones de personas en 190 países participarán en este Día de la Tierra, ciudades como San Francisco, San Juan, Bruselas, Moscú o Marrakech se “visten de verde” en manifestaciones ecológicas, plantando árboles, limpiando sus comunidades y contactando con sus representantes políticos en defensa del medio ambiente.

Turismo sustentable

En este marco, la empresa Booking.com, una de las plataformas online de turismo líder a nivel mundial, realizó un estudio sobre el turismo sustentable y qué piensan los turistas al respecto.
Según el estudio, el 72% de la comunidad viajera cree que es necesario actuar ahora y elegir opciones de viaje sustentables para resguardar la Tierra para las futuras generaciones. Si bien los resultados fueron en general consistentes entre los diferentes grupos etarios, el 74% de las personas de entre 46 y 55 años son las que más creen que esto es necesario, seguido por un 71% de los millennials.
La opinión de estos viajeros coincide oportunamente con el informe especial del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre Cambio Climático de las Naciones Unidas (IPCC por sus siglas en inglés) emitido en el 2018, en el que se asevera que el mundo tiene poco más de una década para restringir el calentamiento global a 1.5°C por sobre niveles preindustriales: de no hacerlo, existe riesgo de que las inundaciones, sequías y olas de calor extremo empeoren de forma significativa.
En concordancia con las intenciones generalizadas de elegir opciones de turismo sustentable, las estadías sustentables están creciendo en popularidad: el 73% de la comunidad viajera internacional tiene intenciones de hospedarse por lo menos una vez en un alojamiento amigable con el medio ambiente durante el próximo año. De acuerdo al estudio de Booking.com, esta tendencia se mantiene en alza, ya que pasó de un 62% en el 2016 a un 65% en el 2017 y un 68% en el 2018. Además, el 70% de la comunidad viajera del mundo expresó que, si está señalado que un alojamiento es amigable con el medio ambiente, tendría más posibilidades de elegirlo, más allá de si originalmente estaban buscando un alojamiento sustentable.
Sin embargo, cuando se trata de detectar si un alojamiento es sustentable, el 72% de la comunidad viajera internacional indicó que no sabía de la existencia de etiquetas que señalen qué alojamientos para las vacaciones son amigables con el medio ambiente, mientras que un 37% afirmó que contar con un estándar internacional que ayude a identificar qué alojamientos son ecológicos los alentaría a viajar de forma sustentable, y el 62% se sentiría mejor al saber de saber que se está hospedando en un alojamiento señalado como sustentable.

Dificultades del turismo ecológico

Pero a pesar de las buenas intenciones que puedan tener, no todo es fácil para quienes quieren viajar de forma ecológica. El informe también señala los obstáculos a los que se enfrenta la comunidad viajera a la hora de experimentar el turismo sustentable
El 37% no sabe cómo hacer que su viaje sea más ecológico; y para el 34%, aunque hay opciones para viajar de forma más sustentable, las demás opciones suelen ser más atractivas.
El 36% sostiene que no tiene el presupuesto para afrontar el gasto de viajar de forma sustentable, al tiempo que el 34% manifestó que su plan de viaje tiene limitaciones a la hora de elegir opciones sustentables.
Para el 34% los destinos amigables con el medio ambiente no son tan interesantes como lo son otras opciones, aunque el 50% sabe qué puede hacer para viajar de forma más sustentable.
En este sentido, las empresas de viaje pueden llegar a jugar un papel importante ante la mirada de la comunidad viajera: el 71% cree las empresas turísticas deberían ofrecerles más opciones de turismo ecológico a los consumidores. Por otro lado, el 46% de la comunidad viajera admite que le resulta más difícil elegir opciones ecológicas durante las vacaciones que durante su vida diaria. De hecho, el 31% admite que siente que sus vacaciones son un momento especial en el que no quiere pensar en la sustentabilidad.

De aspiraciones a acciones

Los resultados del estudio también indicaron que la comunidad viajera se sentiría más alentada a viajar de forma sustentable si le ofrecieran incentivos económicos (como deducciones impositivas) a la hora de elegir opciones de alojamiento amigables con el medio ambiente (46%), o si las páginas de alojamiento ofrecieran un filtro para buscar alojamientos sustentables o amigables con el medio ambiente (45%).
Cuando se trata de experiencias en el destino, el 52% de la comunidad viajera indicó que está modificando sus comportamientos a la hora de viaja: por ejemplo, eligen caminar, andar en bici o hacer senderismo siempre que sea posible. Además, al 68% le gustaría que la plata que gasten durante el viaje vuelva a la comunidad del destino. De la misma manera, el 72% de la comunidad viajera busca vivir experiencias auténticas que sean representativas de la cultura del destino, mientras que el 41% espera que las compañías de turismo puedan ofrecerles consejos sobre cómo viajar de forma más sustentable, y el 56% expresó que, si hubiera alguna opción para compensar su huella de carbono en el alojamiento de sus vacaciones, lo harían.
“Este es el cuarto año consecutivo en que Booking.com realiza su informe de viaje sustentable, y es muy movilizante ver la motivación de la comunidad viajera cuando se trata de turismo sustentable, aunque es claro que sigue habiendo desafíos complejos que es necesario superar para que puedan concretar sus intenciones”, dice Pepijn Rijvers, vicepresidente general y director del departamento de Alojamientos de Booking.com. “Somos una empresa líder en el campo del turismo a nivel mundial, y por eso continuamente estamos buscando maneras de innovar en cada sección de nuestra plataforma, desde lo que es alojamientos hasta experiencias y transporte, probando diferentes maneras de mostrar la información y ofreciéndole apoyo a nuestros clientes a la hora de elegir opciones de alojamiento sustentable, al mismo tiempo que invertimos y ofrecemos soporte para incentivar la innovación en el campo del turismo sustentable a través de los programas Booking Booster, Cares Fund y Cares Lab para start-ups. Es importante que todas las células dentro del ecosistema del turismo trabajen juntas, desde empresas con trayectoria hasta start-ups, las comunidades de los destinos, los alojamientos, los proveedores de transporte y de atracciones, y hasta la misma comunidad viajera, ya que solamente a través de la colaboración se va lograr que este cambio significativo siga creciendo”.

Día de la Tierra, ¿cómo celebrarlo?

Más allá de sumarse o no a los actos que se organizan en todos los países, se puede celebrar El día de la Tierra de una forma ecológica y de manera particular. ¿Qué se puede hacer? En forma simbólica y en busca de un cambio de conductas, se pueden realizar pequeños actos que en conjunto conformen grandes actos.
– Cambiar las lámparas incandescentes a las lámparas de bajo consumo. Y recomendar hacerlo, debatiendo los beneficios de las energías renovables, y lo mala que son las energías fósiles para el mundo.
– Desconectar por un día la conexión a internet y apenas gastar electricidad.
– Plantar un árbol e invitar a hacer lo mismo.
– Decirle a esa persona que arrojó basura en la calle que la levante y la tire en un contenedor.
– Reciclar, y alentar a otros que también a que lo hagan, diferenciando qué es biodegradable y qué no lo es.
– No utilizar bolsas de plástico, y si se tienen que usar, reciclarlas.
– Difundir entre quienes no lo sepan, qué es el calentamiento global.
– Siempre que se pueda, evitar utilizar transportes que contaminen, usar la bicicleta para ir a lugares cercanos, y si para los más cercanos, caminando.
– Practicar algún deporte.