TRELEW – Fue este lunes cuando llegaba a su casa antes del mediodía y los delincuentes le arrojaron un cascotazo que, si bien no llegó a pegarle, terminó destruyendo el vidrio de una puerta. Según contó, ante esa circunstancia ingresó rápidamente al domicilio, buscó un machete que habitualmente esconde en la cocina, salió a enfrentar a los maleantes, los obligó a huir y evitó que se le introdujeran a la vivienda.