La ultraderecha de Marine Le Pen superó al partido del presidente de Francia, Emmanuel Macron, en el escrutinio de las elecciones para el Parlamento Europeo (PE), mientras que la agrupación de Angela Merkel obtenía en Alemania el triunfo más amargo de su historia y el Partido Conservador británico caía a un humillante quinto puesto en medio de un auge euroescéptico, de acuerdo con sondeos a boca de urna y datos parciales al cierre de esta edición.
Los partidos “proeuropeos” mantendrán la mayoría en la próxima Eurocámara, reforzados por el auge de liberales y ecologistas, frente a las fuerzas populistas, que no lograron su objetivo de entrar con fuerza en el recinto. El resultado de los partidos euroescépticos, ya sean ultraderechistas o conservadores, era la principal incógnita de los comicios. Los grupos euroescépticos de derecha en la Eurocámara obtendrían 169 de los 751 escaños, según estimaciones del Parlamento Europeo, que confirman el fin de la “gran coalición” en la Unión Europea entre el Partido Popular Europeo (PPE, derecha) y los sociademócratas.
Según las estimaciones, al cierre de esta edición la lista de la Agrupación Nacional (AN, ex Frente Nacional, ultraderecha) obtuvo entre 23,4 y 23,7% de los votos, frente a la lista Renacimiento -que reúne al partido de Macron, La República en Marcha (LREM) y otros grupos centristas- que lograría entre 22,4 y 22,6%.
La gran sorpresa en Francia la protagonizó el partido ecologista de Yannick Jadot, exdirector de Greenpeace en ese país, que subió al tercer puesto, con alrededor del 13% de los sufragios.
El triunfo de Le Pen es doble: no sólo tendrá más eurodiputados que Macron para la próxima legislatura de cinco años, sino que tuvo así su ansiada revancha tras las elecciones presidenciales de 2017. Para el proeuropeo Macron, que se posicionó como baluarte contra el populismo y líder de la refundación de la Unión Europea (UE), esta derrota supondría un duro golpe en términos de imagen e influencia en el exterior.