El empleado de la Oficina Judicial de Puerto Madryn, Bruno Zunino, quien fuera exonerado de su función tras ser llevado a juicio por violencia de género hacia su ex pareja, finalmente fue condenado a seis meses de prisión en un juicio abreviado.
El acusado reconoció su culpabilidad y fue finalmente sentenciado a “seis meses de prisión de ejecución condicional por considerarlo autor material y penalmente responsable del delito de lesiones leves agravadas por una relación de pareja preexistente en el marco de la ley de violencia de género, Ley 24.417”, por los hechos que ocurrieron “entre octubre del 2015 y el 26 de febrero de 2017”.
El individuo había sido juzgado por maltratar psicológica y físicamente a quien fuera su novia en aquél entonces, luego de lo cual fue denunciado y posteriormente separado de su cargo; semanas atrás, el comienzo del juicio había sido postergado luego de que su abogado, el doctor Fabián Gabalachis, renunciara a ejercer la defensa por diferencias con su cliente en la estrategia para llevar adelante el caso.

Deberá realizar tratamiento psicológico

Clic para Ampliar

Por otro lado, el juez de Sarmiento Jorge Novarino, a cargo de la causa, dispuso una serie de pautas y “reglas de conducta” que el condenado deberá cumplir por el término de dos años.
Entre ellos, “fijar residencia y, en caso de modificarla, informar ello en el plazo de 48 horas de producido”, además de “abstenerse del uso de estupefacientes y del abuso de bebidas alcohólicas” y de “adoptar oficio adecuado a su capacidad y formación y si lo tuviere, mantenerlo”.
También, deberá “presentarse ante el Cuerpo de Delegados de la ciudad de Puerto Madryn cada tres meses”, a la vez que el fallo estableció “la prohibición de acercamiento y contacto por cualquier medio, ya sea tecnológico, escrito o personal para con la víctima, y ya sea en su domicilio o en la vía pública”.
Por último, deberá “someterse a tratamiento psicológico del que deberá informar su cumplimiento, mensualmente ante la Oficina Judicial de la ciudad de Puerto Madryn” y “asistir a no menos de tres charlas o talleres relacionados con violencia y perspectiva de género, de lo que deberá presentar las correspondientes acreditaciones de cursado; todo ello, en caso de incumplimiento injustificado, de revocar el beneficio”.

Mensaje a las víctimas

En otro orden, en una extensa carta publicada por la víctima a través de las redes sociales una vez que se conoció el fallo, la mujer, oriunda de Puerto Madryn y quien mantuviera una relación afectiva con el condenado, relató algunas de las situaciones vividas durante el noviazgo.
Sobre esto último, dirigió sus palabras a aquellas mujeres que, tal vez sin darse cuenta, puedan estar atravesando situaciones similares, siendo víctimas de violencia de género: “A vos en particular, que estás teniendo una relación con él, que estás engañada al lado de una persona que te maltrata y a todas aquellas mujeres que fueron quebradas en su nobleza, en su esencia y en su ser y todavía están a tiempo de poder rehacer sus vidas. Tener una vida normal, con alguien que te respete en tus principios, que respete tu privacidad, respete tu ser, tu esencia; que te ame sanamente”, inició la carta.

“Estaba secuestrada en un cuerpo”

En otro de los fragmentos del escrito, la mujer que fue víctima de maltrato por parte del ex funcionario judicial relató que “obedecía sus órdenes, porque la verdad vivía con miedo”, sumando a ello que “quería evitar cualquier situación que a él lo hiciera enojar; cada vez me fui callando más y acostumbrándome a su infierno, hasta me hizo creer que eso era amor, que yo merecía humillaciones y golpes, me hizo sentir la persona menos valiosa del mundo”.
También, contó: “No podía ir a una pileta con amigos, ni mi familia, me tenía que ir a playas lejanas, todo porque tenía golpes con moretones y estaba ‘secuestrada’ en un cuerpo, en pensamientos, en palabras, en una relación tóxica”.

Municipalidad de Puerto Madryn