Luego de que la titular del área de Tercera Edad municipal, Marta Rivas, advirtiera la creciente demanda de adultos mayores que reciben bolsones de alimentos mensualmente y “listas de espera de hasta 3 a 4 meses” para los jubilados de Puerto Madryn que asisten a la delegación de PAMI para dicho fin, la directora ejecutiva del organismo, Lidia Córdoba, explicó en diálogo con El Diario cómo se lleva a cabo la designación de fondos para los distintos centros de jubilados a nivel provincial y en la ciudad del Golfo; en este sentido, desde la delegación local no se entregan bolsones, sino que se parte de un presupuesto anual destinado a dichas instituciones, a partir de un relevamiento poblacional y nutricional, a modo de designar los montos para que los propios centros elaboren los bolsones con productos, por lo que estos últimos no son entregados desde la delegación.

Contemplan el grupo familiar

En este sentido, Córdoba precisó que “hace más de veinte años que PAMI sostiene, a través del programa probienestar, la entrega mensual de un conjunto de productos secos sugeridos por nutricionistas para complementar la alimentación diaria, teniendo en cuenta patologías preexistentes”.
Sobre esto último, comentó que “se brinda mensualmente a través de los Centros de Jubilados y Pensionados en toda la provincia del Chubut, con un modelo apropiado de acuerdo a cada tipo de bolsón, ya sea una, dos o tres personas integrantes del grupo familiar, o el tipo especial para pacientes diabéticos”.

No reintegrables

Además, la titular del PAMI a nivel provincial planteó que los bolsones alimentarios “en la actualidad, están siendo entregados a más de 5.700 afiliados en toda la provincia” y puso en relieve que la prestación “surge de un evaluación del área social del instituto”, sumando a ello que “muchas veces, es la base para determinar otras necesidades y otorgar subsidios como prestación social adicional de carácter individual no reintegrable y por un determinado tiempo”, señalando que “por otro lado, se realizan evaluaciones trimestrales, a los fines de verificar si los afiliados asisten a retirar el bolsón, ya sea por renuncia o fallecimiento; caso contrario, se reasigna a quienes se encuentran evaluados con prioridad”.

Análisis nutricional

Concretamente, desde PAMI se establece un presupuesto mensual, del cual se desprenden los fondos que son asignados a cada centro de jubilados de la ciudad del Golfo; se trata de un monto de dinero previamente contemplado, previendo los productos que cada centro debe adquirir para armar los bolsones, respondiendo a parámetros alimentarios elaborados por nutricionistas especializados que trabajan en PAMI.
El presupuesto es de carácter anual y, en la medida en la que la demanda se incremente a partir del aumento de jubilados empadronados para recibir los bolsones, se actualiza; la entrega de fondos no se hace “a demanda” por este motivo, y el dinero es entregado a los distintos centros de jubilados de la ciudad.
A su vez, desde el organismo se realiza un control, mes a mes, de la rendición de dichos montos por parte de los centros que trabajan con población de la tercera edad.
A principios de cada mes, y a partir de un cronograma establecido previamente, PAMI efectúa, durante tres días, las erogaciones a una lista en la que se encuentran registrados los centros en cuestión, para que desde allí se armen los bolsones.

Cómo se actualiza el padrón

Las listas de los centros incluyen a los jubilados empadronados que serán destinatarios de los bolsones de alimentos; las mismas son actualizadas cada año, teniendo en cuenta las mudanzas o los casos de fallecimiento.
Durante los tres días en los que se reparten los fondos a las entidades que atienden al sector pasivo, personal del área social de PAMI supervisa la entrega de los mismos. No se trata de una entrega “a demanda”, ya que no se entregan bolsones físicamente desde la delegación local del organismo, sino que son los propios centros los encargados de adquirir los productos y luego rendir los gastos al organismo.

Municipalidad de Puerto Madryn