La seguridad de la Casa Rosada se vio alterada esta mañana cuando un hombre armado quiso ingresar para entrevistarse con el presidente Mauricio Macri.

Fuentes oficiales explicaron cómo fue el extraño suceso. Francisco Ariel Muñiz, de 36 años, se presentó en la puerta de Balcarce 78 y aseguró que tenía agendada una reunión con el jefe de Estado, que en el momento de la detención se encontraba en el interior, reunido con la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, y el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta.

Luego de verificar que su nombre no aparecía en los registros oficiales, el personal de seguridad le explicó al hombre que no podía ingresar a la Casa de Gobierno y lo invitó a retirarse.

En una actitud sospechosa, Muñiz tiró un portafolio plateado y salió corriendo, lo que activó los protocolos de emergencia de la Casa Rosada. El hombre fue apresado a pocos metros, en la boca del subte ubicada en Balcarce e Hipólito Yrigoyen.

Rápidamente se dio intervención a la Brigada antiexplosivos que revisó el portafolio plateado -que quedó arrojado entre la reja y la puerta de la Casa de Gobierno- y constató que en su interior había una pistola Magnum, calibre 44, con el número de serie limado. El arma estaba cargada.

El juez Ariel Lijo, que está subrogando el juzgado de Claudio Bonadio, quedó a cargo de la investigación.

Fuente: Infobae