En los últimos días se tomó conocimiento que la deuda global de las distribuidoras con la administradora del Mercado Eléctrico Mayorista (CAMMESA) ascendió a unos 34.338 millones de pesos a mediados de abril, lo que representa un 76% de aumento respecto a diciembre del año inmediatamente anterior.
En tanto, teniendo en cuenta la evolución de los montos adeudados por las principales cooperativas de distribución eléctrica entre diciembre del año pasado y abril último, de las 10 más endeudadas seis pertenecen a la provincia de Chubut. Asimismo, al hacer un análisis específico de la deuda de las cooperativas hay que destacar que en diciembre de 2018 la misma era de 3.254 millones de pesos, mientras que cuatro meses más tarde saltó a 5.064 millones, manifestando una variación positiva de 56%.
Por su parte, varios de los usuarios, que consumen cada vez menos, no pueden pagar la tarifa desde hace más de un año, pero la suba no detiene su marcha. Asimismo, las cooperativas, que compran la energía a las distribuidoras provinciales, ya se encuentran completamente desfinanciadas, sin margen del más mínimo aumento.

Aumento del 76%

Puntualmente, al 31 de diciembre de 2018 la deuda global de las distribuidoras con la administradora del Mercado Eléctrico Mayorista era de 19.507 millones de pesos. Dos meses y medio después (al 19 de marzo de 2019), la deuda había ascendido a 29.687 millones, es decir, un incremento del 52%. Un mes más tarde, 34.338 millones, un 16% respecto del mes anterior y 76% sobre el monto de diciembre. Debajo, el incremento de la deuda desde diciembre de 2018 a mediados de abril, entre las principales distribuidoras son saldos morosos.
Al respecto, según un informe presentado por el Observatorio de la Energía, Tecnología e Infraestructura para el Desarrollo (OETEC), los peores incrementos en términos porcentuales lo padecieron, entre diciembre y abril, Córdoba, San Juan, Chaco y Río Negro. Chaco, por su parte, no sólo mantiene el primer puesto, sino que extendió su diferencia respecto del segundo en más de 1.000 millones de pesos. Para saldarla, la provincia se endeudó en más de 4.000 millones.
“La anarquía y el descontrol es total. Provincias endeudadas por la estafa del tarifazo, con la dolarización de la energía retroalimentada por la hiperinflación y la devaluación interminables. Al drama se le suman ahora Edenor y EPE (Santa Fe)”, afirmaron desde OETEC.

Caída de consumo

Los hogares argentinos demandaron un 6,4% menos de electricidad entre enero y marzo de 2019 en relación al mismo período del año anterior, lo que representa la peor caída desde 2013 como mínimo. En tanto, en comparación con lo que ocurrió en 2015 la variación negativa es de 2,7%. Debajo, lo acontecido para las 22 provincias interconectadas al SADI (recordar que Tierra del Fuego no lo está).
El consumo residencial cayó en 2019 respecto de 2018, primer trimestre, en 18 provincias de las 22 interconectadas al SADI (81%). Al respecto, cabe aclarar que, si bien repuntó en 2018 respecto de 2017 (1,8%), los hogares argentinos cerraron el año consumiendo 0,3% menos de electricidad que en 2016, esto es, que dos años atrás. El crecimiento en 2015 fue de 7,7% y venía siendo sostenido desde 2013 (como mínimo).
La debacle en el consumo eléctrico residencial es perfecto reflejo de la “crisis energética” padecida en prácticamente todo el territorio nacional.

Cooperativas sin regulación

Clic para Ampliar

En otro orden, en el marco de una economía en crisis, donde cada vez más empresas tienen que cerrar sus puertas, las cooperativas se posicionan como una alternativa para mantener los puestos de trabajo. Si bien estos mecanismos tienen sus facetas positivas y negativas en Chubut tienen que cargar también con las malas experiencias que se han desarrollado en las cooperativas de servicios públicos.
En la actualidad hay 31 cooperativas de estas características en todo el territorio provincial, de las cuales sólo cuatro (Gan-Gan, Tecka, Gobernador Costa y El Maitén) tienen sus balances y estados contables del corriente año aprobados. Seguido a esta situación óptima están aquellas que tienen sus autoridades vigentes pero que adeudan un ejercicio (Puerto Madryn, Rawson, Trelew, Gaiman, Telsen, Cushamen, Esquel, Río Pico, Aldea Beleiro, Ricardo Rojas, Sarmiento, Rada Tilly, Comodoro Rivadavia, Diadema Argentina y Río Mayo).
En contrapartida hay siete cooperativas que recibieron un sumario para regular sus respectivas situaciones (Dolavon, Paso de Indios, Buen Pasto, Facundo, Gualjaina, Corcovado y Lago Blanco), mientras que la situación más compleja es la de Paso de Indios, ya que además de haber recibido un sumario se le iniciará una asamblea de oficio en búsqueda de que actualice su realidad actual.

El sistema puede funcionar

Al respecto de este contexto, Exequiel Villagra, titular de la Subsecretaría de Asociativismo y Economía Social del Chubut, organismo que depende de la Secretaría de Trabajo de la Provincia, afirmó que el sistema cooperativo puede funcionar, pero que necesita que se haga bien las cosas. “Los mejores servicios lo prestan las cooperativas y no los servicios privados”, consideró.
Respecto a la intromisión del poder político dentro de este sistema de prestación de servicios públicos, el funcionario manifestó que hace bien dicha participación, aunque la misma no puede desarrollarse de manera partidaria. “Actualmente son botines de los partidos políticos y esto es lo que no permite que el sistema brille y se visualice como debe ser. Lo más grave de esto lo tenemos en las 21 cooperativas que son del interior, quienes reciben un subsidio que financia los déficits mensuales. Entonces, deberían ser empresas espectaculares, ya que el Estado les está pagando los sueldos de los trabajadores, que es la parte más importante”, precisó.

Gobierno de Chubut