El paro general del 29 de mayo tuvo muy baja adhesión en el comercio y en la industria. Según el balance de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), esto se debió a que los empresarios, más allá de los problemas económicos, necesitan vender y producir, y debido a esto realizaron un esfuerzo por mantenerse abiertos, aún sabiendo que sin transporte -y con la mayoría de los sectores institucionales cerrados- la venta se vuelve muy difícil.

Hubo sólo un 10,5% de comercios cerrados en el país y un 9,4% de industrias, de acuerdo al relevamiento de CAME, que reseña que muchos dueños se pusieron al frente de la atención al cliente o de algún área fundamental para el funcionamiento de la fábrica o negocio con el fin de no perder la jornada laboral. De todas formas, los comercios perdieron ventas por $ 14.114 millones y las industrias producción por $ 6.081 millones. Estiman que unos $ 11.151 millones de lo que se dejó de vender o producir se puede recuperar en los próximos días.

En el balance del día se estima que el comercio dejó de vender $ 14.114 millones, de los cuales $ 2.726 millones fueron de negocios que no abrieron (10,5% del total) y otros $ 11.387 millones de aquellos que sí abrieron, pero que sus ventas cayeron un 49% promedio frente a lo que se estima que se hubiera vendido este miércoles sin el paro.

En la industria la situación fue algo mejor. Se dejó de producir por un valor estimado en $ 6.081 millones, de los cuales $ 2.170 millones fueron de fábricas que no abrieron (9,4%) y otros$ 3.911 millones de aquellos que sí abrieron, pero que su producción cayó 18,7% promedio frente a lo que se estima que hubiera producido este miércoles sin paro. (ADNSur)