La ex presidenta de la cooperativa de servicios públicos de Dolavon, Patricia Bortagaray, fue condenada a 10 meses de prisión “en suspenso” y a cumplir 200 horas de trabajo gratis. De esta forma se salvó de ir a la cárcel tras haber incendiado de manera intencional las instalaciones de la entidad que representaba, según se comprobó a lo largo del juicio. La defensa logró cambiar la figura de “incendio agravado” por el de “daño”, con lo cual se reduce la expectativa de pena.