La fiscal Silvia Pereyra dos Santos y el funcionario Rubén Kohler presentaron la acusación y piden llevar a juicio oral y público a Fabricio Eric Parra, de la concesionaria JR Automotores de Trelew, por «encubrimiento».
La audiencia preliminar se realizó en Rawson, donde la defensora pública Angélica Gómez Lozano pidió que no vaya juicio por entender que la conducta era atípica y no existía delito. La fiscal Silvia Pereira replicó que el caso tiene que ir a juicio. Entre los testigos, se encuentran ofrecidos los fiscales Omar Rodriguez y Alex Williams.
El juez Monti resolverá dentro del plazo legal de tres días hábiles. Lo hará por escrito.
El hecho investigado ocurrió el pasado 28 de febrero en la concesionaria “JR Automotores”, ubicada en la calle Pellegrini 1200 de Trelew, cuando Fabricio Parra “con claras intenciones de favorecer la situación procesal de Diego Correa, quien es investigado por delitos contra la administración pública, engañó a los fiscales Alex Williams y Omar Rodríguez refiriendo, al ser consultado por una camioneta Hiunday H1 que encontraba estacionada en el playón del local comercial, que la misma pertenecía a una mujer de nombre Giuliana, titular de la empresa Sepat”, indica la acusación.

Escuchas telefónicas

“Parra sabía que el verdadero dueño era Diego Correa y se lo ocultó a los fiscales”, afirman en el escrito presentado ante la Oficina Judicial.
Los fiscales determinaron que Parra habló con Correa sobre la camioneta, que fue secuestrada el 5 de Marzo en Buenos Aires, en base a intervenciones telefónicas. “Tal es así que Correa le pregunta el valor de la camioneta H1 contestando el interlocutor “La tuya”. En la conversación Parra aconsejó a Correa cuánto dinero tenía que pedir, de acuerdo al precio del dólar del día y si no, que la ofreciera en dólares, sostienen los fiscales en otro tramo de su acusación.
Desde el Ministerio Público Fiscal acusan a Parra por el delito de “encubrimiento por favorecimiento personal” y estiman “que al momento de pedir la pena, la misma no será menor de tres años”.

Un testigo lo complicó

Los dichos fueron ratificados por un chofer de la Unidad Gobernación, quien declaró que Correa le ordenó “que lleve la H1 a Buenos Aires, que allí le darían directivas respecto del lugar en que debía dejarla. La tuvo que pasar a buscar a la Hyundai, sobre calle Pellegrini en Trelew. Entre las órdenes que Correa le dio al chofer le comentó que ya había hablado con una persona de nombre Fabricio, un pibe joven, flaco, bien vestido. En la Hyundai, Muñoz habló con esa persona, le dijo que iba de parte de Diego Correa. Junto con esa persona a la que nombra como Fabricio fueron a la parte trasera del lugar, adonde hacen las reparaciones, allí estaba el hermano de Fabricio, le pusieron la patente a la camioneta, le dieron un sobre con la documentación del rodado y se fue. Muñoz pasó a ver a Diego Correa quien le dio dinero y unas cajas que tenía que llevar y se fue a Buenos Aires”.
“Que después de la primera visita de los fiscales recibió la orden de Jorge Parra que saquen la camioneta de la venta y la guardaron en el galpón de los repuestos. Finalmente agregó que Fabricio tomó conocimiento que los fiscales estaban siguiendo a Correa la primera vez que van los mismos”.

Gobierno de Chubut