En una jugada inédita, el Departamento de Justicia de EE.UU. ordenó la incautación del barco, uno de los mayores que se conocen en posesión de Pyongyang y que fue decomisado el año pasado en Indonesia por supuestamente violar las sanciones internacionales contra el régimen de Kim Jong Un. Según las autoridades estadounidenses, la medida es parte de un plan mayor presionar al líder del país asiático para que detenga su programa nuclear. Es la primera vez que Estados Unidos se apodera de un barco de Corea del Norte por «violar» las sanciones» y la acción tiene lugar en medio de crecientes tensiones entre los dos países.
El anuncio tuvo lugar pocas horas después de que la nación asiática lanzara dos misiles de corto alcance, la segunda prueba de este tipo en menos de una semana. A más de un año de acercamientos y de dos encuentros entre sus principales líderes, las relaciones entre Corea del Norte y Estados Unidos parecen haberse enfriado de nuevo.
Una reunión entre Kim y el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, terminó sin acuerdos en febrero pasado. Naciones Unidas y Estados Unidos han impuesto varias sanciones a Corea del Norte por su programa nuclear y las diferentes pruebas de misiles que ha realizado a lo largo de los años. Una de ellas, busca limitar las ventas de su principal recurso de exportación.
«Nuestra oficina descubrió el plan de Corea del Norte para exportar toneladas de carbón de alta calidad a compradores extranjeros al ocultar el origen de su barco, el Wise Honest», afirmó el fiscal estadounidense Geoffrey S Berman.