La Unión Industrial Argentina (UIA) alertó ayer por una posible nueva presión inflacionaria por el aumento de los costos de importación que afectan a los productos de valor agregados a partir de la aplicación del aumento de la polémica Tasa de Estadística que el Gobierno Nacional impuso a la importación y que afecta a insumos sin sustitución nacional. Y si bien descartaron que rompan el acuerdo, señalaron que los márgenes para la producción de los Productos Esenciales sufrieron un “fuerte impacto negativo”.
En un completo informe denominado “Diagnóstico de los cambios en la Tasa Estadística y necesidades de corrección normativa”, los técnicos de la principal entidad fabril del país destacaron que “los Decretos 332/19 y 361/19 penalizan el agregado de valor local y mantienen la obligatoriedad de pago de la tasa estadística en las nuevas condiciones para operaciones de importación”.

Afecta la competitividad

“Esta medida tiene un fuerte impacto negativo en la competitividad de las exportaciones industriales, en los márgenes del sector, en los costos de productos del programa de Precios Esenciales y en las decisiones de inversión”, afirmó un comunicado de prensa que fue publicado por la entidad en la víspera.
Por su parte, integrantes de la UIA criticaron con dureza a las medidas impulsadas por el Gobierno Nacional, considerando que “no se da cuenta que lo que está influyendo es una inflación de costos, a partir de la energía, las tasas e impuestos que termina yendo a precios”.
“Este impuesto adicional que afecta a la producción del mercado interno se trasladará a precios porque no queda otra. Por eso me llama la atención que no se den cuenta que pongan este tipo de impuesto”, afirmó uno de los dirigentes de la mesa chica de la UIA en una entrevista con BAE Negocios.
La misma fuente aseguró que el programa Precios Esenciales “está fuera de discusión” al sostener: “el acuerdo lo vamos a cumplir sí o sí, a menos que haya una hecatombe total. Y además porque los productos de ese programa es muy reducido”. Pero aclaró que “el gran impacto es a todo el mercado”.

Idas y vueltas

Vale recordar que semanas atrás el Gobierno Nacional había fijado la Tasa de Estadística en 2,5% a través de un decreto publicado 15 días atrás en el Boletín Oficial, que luego retrotrajo de manera parcial cinco días después. El decreto 332 había establecido hasta el 31 de diciembre un aumento de la tasa estadística que desde los ’90 estaba en el 0,5%, que era aplicable a “las destinaciones definitivas de importación para consumo y a las destinaciones suspensivas de importación temporaria”.
Luego de la primera decisión, la UIA le envió una nota al ministro de Hacienda de la Nación, Nicolás Dujovne, en donde alertó por la situación. A partir de esa comunicación, desde Casa Rosada se aplicaron las modificaciones pero con límites, lo que generó el nuevo choque con los industriales.
Dentro del informe y “en función del trabajo del Departamento de Comercio y Negociaciones Internacionales de la UIA, se propone un conjunto de modificaciones adicionales a la normativa sancionada”: Retrotraer los topes máximos por operación; reducir alícuotas para insumos que no se elaboran localmente y son necesarios para la producción; eliminación de la tasa para la importación de bienes de capital e informáticos que se encontraban exentos; y mantener la exención (previa a al Decreto 332/19) para importaciones desde: Mercosur, Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador y Perú.

Críticas de CIMA

Vale recordar que semanas atrás, como consecuencia del decreto 332/19 emitido por el Gobierno Nacional y publicado en el Boletín Oficial, en el que se estableció un aumento en la Tasa de Estadística de importación llevando el porcentaje del 0,5 al 2,5 por ciento sobre la base CIF de todas las mercaderías que ingresan al país, la Cámara Industrial de Puerto Madryn (CIMA) emitió un comunicado criticando esta medida.
“Este aumento desmesurado o exponencial del gravamen se aplica a las importaciones de bienes de consumo como así también a las importaciones temporales de productos para perfeccionamiento industrial que se utilizan como insumos en la elaboración de productos que luego se exportan a distintos países del mundo”, manifestaron desde la entidad.
Además, el documento publicado ayer cuestionó que también la tasa se aplica a las importaciones de bienes que se realizan en el marco de los países integrantes del Mercosur. También recordaron que los insumos temporales que ingresan para perfeccionamiento industrial (considerando perfeccionamiento industrial a todo proceso de manufactura que implique una transformación, elaboración, combinación, mezcla, rehabilitación, reparación, montaje o incorporación a conjuntos o aparatos de mayor complejidad tecnológica y/o funcional) se encontraban exentos del pago de gravámenes.

Fuera de contexto

“Además, en ninguna parte de la norma se establece la excepción con aquellas operaciones de importación de mercaderías que ya están embarcadas en origen con destino a la argentina”, criticaron.
Por último, el documento afirmó que “desde CIMA nos alineamos con el resto de cámaras del país y cuestionamos este Decreto fuera de contexto, rechazamos los argumentos de sus considerandos y solicitamos una revisión del mismo que encarece la producción, impacta en forma directa en los costos y da un claro mensaje de imprevisibilidad que las empresas difícilmente puedan sobrellevar teniendo en cuenta los grandes esfuerzos que los empresarios argentinos, y sobre todo los patagónicos, debemos realizar para producir y para que el mundo nos vea como un país de inversiones atractivas”.

Gobierno de Chubut