Clic para ampliar

En el primer cuatrimestre del corriente año se registró una caída del 9,2% en la generación de energía eléctrica en todo el país. Al respecto, cabe aclarar que esto no fue un error ni una consecuencia no buscada, sino que el descenso en el consumo energético fue uno de los objetivos principales de Mauricio Macri cuando asumió en la presidencia, allá por diciembre de 2015.
Específicamente, en el acumulado al mes de abril del corriente año, la generación de energía eléctrica sufrió un desplome del 9,2%. En tanto, Argentina, a tres años y medio de la gestión de Cambiemos a cargo de la Casa Rosada, requiere la misma cantidad de electricidad que en 2014.
En tanto, en 2018 la generación creció 0,7%, recuperándose de la caída del 0,1% del año anterior, aunque lejísimos de la expansión interanual del 4,3% heredada en 2015.
En 2019, al ritmo de la recesión económica, la caída del mercado interno y de los aumentos en las tarifas de los servicios públicos, se observó no solamente una caída de 9,2% en el primer cuatrimestre, ni tampoco solamente una reducción del 5,3% respecto de igual período de 2015, sino también el hecho de que para funcionar el país necesita prácticamente la misma cantidad de electricidad que hace cinco años.

Perforación de pozos

En este contexto, según el Observatorio de la Energía, Tecnología e Infraestructura para el Desarrollo (OETEC), en 2018, la perforación de nuevos pozos a nivel nacional aumentó 8% en la comparación interanual. No obstante ello, los 941 pozos fueron un 28% menos que los 1.316 pozos de 2015.
Asimismo, al hacer un análisis de los números para el primer trimestre del corriente año, se puede destacar que en 2018 se recuperó un 8% la perforación, aunque muy lejos de los valores de 2015 (-28%). La diferencia, o el contraste, es todavía mayor si se tienen en cuenta las “ventajas” con las que las empresas productoras cuentan ahora.
Al ingresar al primer trimestre de 2019, se advierte una desaceleración en la perforación de pozos respecto del mismo período de 2018. Asimismo, la diferencia en relación a 2015 y 2014 es más que significativa (26% menor que en 2015), siendo una muestra palmaria de la desinversión del sector en esta actividad económica más allá del relato oficialista.
Cuando se hace la diferenciación por tipo de pozo, se aprecia una variación más que trascendental: mientras que los de explotación crecieron 17% interanualmente, los de exploración cayeron 36% (sin incluir avanzada). Respecto de 2015, la exploración se vino abajo un 53%.

Generación propia de energía

Por su parte, los hogares, las pequeñas y medianas empresas (PyMEs) y las industrias de todo el país podrán generar su propia energía, a través de fondos del Banco de Inversión y Comercio Exterior (BICE). Puntualmente, los proyectos de generación distribuida, mediante la que se pueden instalar paneles solares en los techos para consumir la energía que uno mismo se genera e inyectar los excedentes a la red estarán garantizados por el BICE, que será el fiduciario del Fondo para la Generación Distribuida de Energías Renovables (FODIS).
Al respecto, el subsecretario de Energías Renovables y Eficiencia Energética del Ministerio de Hacienda de la Nación, Sebastián Kind, suscribió junto al vicepresidente del BICE, Federico Cafasso, un contrato para la conformación del FODIS. “La creación del FODIS representa un gran paso para la promoción de la generación distribuida de fuentes renovables en los puntos de consumo, gracias a la implementación de la ley nacional”, manifestó el funcionario nacional.
Además, Kind explicó que “actualmente se está realizando el cambio de medidores bidireccionales de los primeros Usuarios-Generadores. De esta manera, nuestro país sigue avanzando hacia una matriz energética más sustentable. Con la generación distribuida cualquier usuario eléctrico de Argentina puede ahorrar y a la vez ser protagonista de la transición energética”.
Cabe aclarar que el FODIS se conforma como un fideicomiso de administración y financiero que tiene por objeto el otorgamiento de préstamos, incentivos, garantías, aportes de capital y la adquisición de otros instrumentos financieros para la implementación de sistemas de generación distribuida de origen renovable con alcance en todo el territorio de Argentina.
En tanto, los préstamos serán otorgados en forma directa o indirecta, a través de entidades financieras, pudiendo además otorgarse bonificación en las tasas de interés. Vale destacar que al financiamiento podrán acceder todos aquellos usuarios eléctricos cuyos proyectos de generación distribuida hayan obtenido aprobación por parte de las autoridades del FODIS, y que cumplan con lo establecido en la reglamentación de la ley y sus normas complementarias.
Por último, cabe aclarar que el fondo en cuestión será utilizado también para financiar la difusión, investigación y el desarrollo de tecnologías de todo tipo para implementar la generación distribuida de fuente renovable.

Gobierno de Chubut