Luego de los operativos realizados por la Policía el fin de semana en la zona norte y oeste de Puerto Madryn, finalmente se confirmó la prisión preventiva del único sujeto detenido por el hecho, a la vez que los investigadores se encuentran tras la pista de un segundo individuo, que permanece prófugo desde entonces.
De acuerdo a información a la que El Diario tuvo acceso, la mujer fue llevada contra su voluntad a una casa abandonada, donde la obligaron a consumir cocaína y abusaron de ella durante más de ocho horas, luego de lo cual la arrojaron desde la camioneta a pocos metros de un establecimiento educativo; mientras que uno de los sujetos decidió no declarar, el otro ya estaría identificado y podría ser detenido en las próximas horas.
Según indicaron desde el Ministerio Público Fiscal, la víctima se había subido a una camioneta “conducida por una pareja de amigos, quienes la secuestraron y abusaron de ella”.
El episodio tuvo lugar “luego que dos amigas concurrieran a un bar ubicado en avenida Hipólito Irigoyen y Marcos Zar”, retirándose del mismo en horas de la madrugada para subirse, “junto a una pareja de conocidos, a una camioneta Toyota Hilux conducida por dos hombres, quienes las iban a acercar a su casa”, agregaron.

Secuestrada y violada

Mientras que la pareja se bajó del vehículo, cuando la víctima también quiso descender del rodado, “el conductor se lo impidió y arrancó a toda velocidad para alejarse del lugar”.
De este modo, la mujer “fue llevada contra su voluntad a una vivienda en construcción, donde la golpearon y abusaron sexualmente; luego, fue abandonada en cercanías de la escuela Rosa de Corea, en la zona norte de la ciudad”.
Uno de los presuntos autores, de acuerdo a lo precisado oficialmente por la Fiscalía, “fue identificado como Claudio Siciliano, alias ‘Chala’, de 35 años”, quien “quedó detenido por el delito de ‘rapto en concurso real con abuso sexual con acceso carnal’”, mientras que “el otro individuo, que también fue identificado, se encuentra prófugo y es buscado por la Policía”.

El imputado no declaró

La audiencia de apertura de investigación y control de detención se realizó en horas de la mañana del lunes, en las oficinas de los Tribunales de Puerto Madryn. El imputado, por su parte, decidió no declarar, al tiempo que su abogado particular, Carlos del Mármol, “no se opuso a la continuidad de la detención que pidió la Fiscalía, aunque solicitó que se produzcan determinadas medidas de investigación”.
A su turno, la jueza Patricia Reyes, que presidió la audiencia, resolvió la continuidad de la prisión preventiva mientras avanza la causa judicial; se trata de un hecho de violación aberrante, teniendo en cuenta los padecimientos a los que fue sometida la víctima, a quien obligaron a consumir estupefacientes y, aprovechando su estado de vulnerabilidad, los sujetos la golpearon y abusaron sexualmente durante varias horas.

Ocho horas de sometimiento

Según información a la que El Diario tuvo acceso, la mujer abusada, de treinta años, había conocido a la pareja en el interior del bar en cuestión, para retirarse alrededor de las 5:30 de la mañana del sábado y ser levantada por dos sujetos que se movilizaban en la camioneta en cuestión, una Toyota Hilux color gris.
De acuerdo a los datos que surgen de la denuncia, uno de los individuos tenía “pelo corto” y, transcurridos unos minutos, la pareja que había subido con la víctima al rodado se bajó “en un cabaret”, dejando a la joven sola con los dos hombres.
Acto seguido y contra su voluntad, los atacantes la llevaron hasta una casa en construcción, con ventanas rotas, la cual linda con un terreno baldío.
Allí, los dos sujetos abusaron de ella y la obligaron a consumir cocaína; aproximadamente a las 13 horas, es decir, después de casi ocho horas de haberla violado reiteradas veces, fue arrojada desde la camioneta en las inmediaciones de la escuela Rosa de Corea.

Municipalidad de Puerto Madryn