Desde la Municipalidad de Comodoro Rivadavia afirman acción territorial para consolidar los distintos espacios de la ciudad petrolera que apuntan a la contención e inclusión de los adultos mayores, asignando recursos propios que permiten cubrir necesidades básicas y edilicias.
Según ratificaron desde el Ejecutivo municipal, en los últimos tres años se destinaron más de 10 millones de pesos a cinco Centros de Jubilados de la ciudad. “Uno ve a través del trabajo voluntario de sus integrantes, el crecimiento de estos lugares y las ganas que le ponen para mejorar día a día sus servicios”, afirmó el jefe comunal de Comodoro Rivadavia.
Además, vale aclarar que las sedes que recibieron aportes económicos del estado local son: Centro de Jubilados y Pensionados del barrio Roca y Zona Sur; Centro de Jubilados de Próspero Palazzo; Centro de Jubilados del Petróleo y Gas Privado de Chubut; Centro de Jubilados de B° 13 de diciembre y Centro de Retirados de Laprida.
En ese marco, el intendente de la ciudad petrolera hizo hincapié en la importancia de promover la calidad de vida y bienestar de los adultos mayores mediante el acompañamiento económico a estas instituciones, al expresar que “muchas veces los dirigentes se sienten en soledad y, es ahí, donde el Municipio debe marcar presencia, ayudándolos con recursos o equipamiento para que puedan continuar creciendo y brindando un mejor servicio a la comunidad”.
“Todos los aportes otorgados fueron destinados para el crecimiento o creación de la sede social, como el caso del Centro de Jubilados Oeste, en el barrio 13 de diciembre, se colaboró para la ampliación del quincho y fogón; y lo mismo con el Centro de Jubilados del Petróleo para los consultorios médicos donde podrán ir a realizar sus consultas los afiliados”, afirmó.
A su vez, Linares indicó que “en el caso del Centro de Retirados de Laprida, la ayuda económica fue para que puedan terminar las refacciones de la cocina de la sede; y también, para la sede social del Centro de Jubilados del Roca, donde se ofrecerán múltiples actividades, talleres y encuentros”.
“Siempre lo digo, se jubilaron del trabajo, pero no de la vida, y eso se ve reflejado en el empuje enorme que le ponen para servir a la comunidad”, opinó y sostuvo que “tenemos la obligación como Estado de brindarle una mejor calidad de vida a nuestros adultos mayores, sobre todo en este momento duro del país, donde este segmento etario sufre medidas de recesión todo el tiempo”.