El decreto 332, publicado en el Boletín Oficial el pasado 6 de mayo, llevó la tasa de estadística para bienes importados del 0,5% al 2,5% hasta el 31 de diciembre de 2019. Con esta norma, el Ministerio de Hacienda espera recaudar entre 28.000 y $ 30.000 millones anuales. Pero ahora deberá recalcular porque habrá sectores exceptuados de la suba.

Tras la suba de la tasa hubo reclamos de importadores, aceiteros, fabricantes de autos, laboratorios, industria química y plásticos por la admisión temporaria de insumos. También alzaron la voz en la industria energética que opera en Vaca Muerta.

Preocupado por el impacto de la norma en sectores dinámicos como energía no convencional o crushing -se importan porotos de soja de Brasil y Paraguay para mezclar con el local-, o la industria automotriz, desde el Ministerio de Producción plantearon la necesidad de, al menos, excluir las importaciones temporarias o los insumos y equipamiento destinados al shale. La decisión final, sin embargo, pasa por la cartera que comanda Nicolás Dujovne.

Fuente: El Cronista