Las aguas del Golfo Nuevo forman parte de un área natural protegida y en ella habita uno de los mayores recursos turísticos de la Patagonia como son las ballenas franca austral. Y si bien se sabe que la sobreexplotación de los recursos pesqueros, las capturas accidentales y directas debido a interacciones con artes de pesca, la perdida de hábitat y la contaminación son tradicionalmente los mayores problemas de conservación, en las últimas décadas el conocimiento sobre la biología y ecología de estos animales, y los avances de instrumental científico han permitido señalar la contaminación acústica como uno de los problemas emergentes más importantes, junto con la basura marina.
En este marco científico y ecológico, distintos organismos provinciales y la Universidad Tecnológica Nacional firmaron un convenio para trabajar conjuntamente en la medición del paisaje sonoro marino del Golfo Nuevo.
El objetivo del mismo, es generar líneas de base tecnológica para promover el desarrollo de sistemas basados en el análisis de los resultados obtenidos por ruidos hidrofónicos, que contribuyan a generar una base de datos provincial y regional para la gestión pública y privada de espacios marinos.

El convenio

El convenio marco de cooperación fue firmado esta semana por la secretaria de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva, Noelia Corvalán Carro, el ministro de Ambiente y Control del desarrollo Sustentable, Eduardo Arzani, el ministro de Turismo, Néstor Raúl Garcia, la decana de la Universidad Tecnológica Nacional–Facultad Regional Chubut, Liliana Vazquez y refrendado por el gobernador de la Provincia del Chubut, Mariano Arcioni.
El proyecto “Medición preliminar del paisaje sonoro marino en las aguas del Golfo Nuevo” contempla el plan de trabajo, los responsables de su implementación, como así también los compromisos específicos que corresponden a cada una de las partes intervinientes.

El campo de estudio

Las aguas del “Golfo Nuevo”, constituyen un espacio marítimo de la Provincia de Chubut, que forman parte de las Áreas Naturales Protegidas, zonas especialmente diseñadas para la protección y el mantenimiento de la diversidad biológica, como así también los recursos naturales y culturales asociados a ellos.
En dicho espacio costero existe una diversidad de sonidos naturales, provenientes de las olas, el viento, la fauna marina, y del mismo modo existen posibles fuentes de ruido contaminantes, en relación a las actividades humanas, como el ruido propio del tráfico marítimo en general (buques, botes o lanchas) u otros, por lo que resulta de interés provincial promover actividades de investigación con el objeto de producir conocimientos y tecnologías para el desarrollo, preservación y sustentabilidad de los recursos del mar.

¿Cómo afecta la contaminación acústica a la vida marina?

Cuando existen alteraciones al equilibrio ambiental causadas por ruidos y vibraciones sonoras se le llama contaminación acústica. El ruido intenso en las profundidades del mar es producido por diversas causas, entre las principales se encuentran el ruido de los barcos, el transporte submarino, la exploración petrolera, las sondas militares y la pesca intensiva. Al aumentar considerablemente los sonidos ajenos al mar, las especies que aquí habitan presentan efectos negativos.
Muchos animales marinos aprovechan las condiciones físicas naturales del agua para transmitir sonidos que les permitan cubrir sus necesidades, como orientarse, comunicarse e incluso, reproducirse, por lo que al existir variaciones de sonido intenso, estas especies sufren alteraciones en su crecimiento y desarrollo.
Los principales efectos de la contaminación acústica en la fauna marina son:
-Deterioro de tejidos corporales por aumento de presión acústica.
-Pérdida de capacidad auditiva.
-Embolias derivadas de la presencia de burbujas de nitrógeno causadas por el sonido.
-Enmascaramiento de sonidos biológicos enfocados a la comunicación, orientación y reproducción.
-Cambio de conductas biológicas, como apareamiento, migración y crianza.
-Estrés y conductas agresivas.
Entre las especies más afectadas por la contaminación acústica se encuentras las ballenas, ya que ellas utilizan los sonidos para muchas de sus funciones vitales.

Municipalidad de Puerto Madryn