ESQUEL – El subjefe de la Unidad Regional Esquel, comisario Edgardo Blanco, relató que «aproximadamente a las cinco de la mañana del domingo se solicitó presencia policial en el barrio Ceferino, sobre la calle Carlos Gardel y el Pasaje Tucumán, donde una ciudadana puso en conocimiento que su esposo, ‘A. A.’, de 37 años, se habría atragantado comiendo un pedazo de carne, que trataron de reanimarlo y que no pudieron». Los familiares y amigos del hombre lo invitaron a recostarse y, al ver que no reaccionaba, alertaron a la Policía. Una vez allí y junto a personal médico, la primera revisión arrojó que «no se condice la hora del deceso con la que dieron aviso, por lo que llevaba un buen tiempo de fallecida esta persona», motivo por el cual el médico policial no efectuó el certificado regular de defunción e intervino la Fiscalía para que se pudiera practicar una autopsia y esclarecer las circunstancias. El comisario Blanco remarcó que «todas las personas que se encontraban en el lugar estaban en estado de ebriedad, por lo cual se está a la espera de las diligencias para establecer fehacientemente lo que ocurrió».

Gobierno de Chubut