«Ni yo soy Cámpora y ni Cristina es Perón. Además ella lo sabe porque un día renuncié y estuve diez años confrontando políticamente”, remarcó Fernández en una entrevista que publica hoy el diario Página/12.
De esta forma, el ex jefe de Gabinete salió al cruce de quienes pretenden establecer un paragón histórico entre Cámpora, candidato ganador del Frejuli en las elecciones del 11 de marzo de 1973, y Perón, el líder del justicialismo que, tras 18 años de proscripción del movimiento que fundó, propuso a este dirigente para una Presidencia que se extendió por 73 días.
“Lo que a muchos les cuesta entender es que dos personas que se aprecian y se valoran y se respetan un día pueden encontrar un punto de acuerdo para trabajar juntos como lo hicieron antes. Que Cristina me acompañe a mí me da mucha fuerza”, destacó el funcionario kirchnerista.
En ese marco, agregó: “Pasaron nueve años sin vernos, casi 10, ese tiempo hizo que el reencuentro haya sido un reencuentro donde recuperamos la amistad que habíamos tenido, el afecto, donde saldamos todo lo que nos cuestionamos, lo que nos permite trabajar con mucha confianza el uno con el otro. Me emocionó mucho, mucho, el ofrecimiento de Cristina”.
En tanto, esta mañana, al ser consultado por la prensa en la puerta de su domicilio, el precandidato presidencial destacó: «Tener a Cristina es como tenerlo a Messi y yo soy el nueve que hace los goles».
«Muchos decían que ejercía una gran influencia sobre ella en esta etapa, ahora creen que soy un títere. Bueno, ni una cosa ni la otra son ciertas», remarcó Alberto Fernández al ser abordado por los medios mientras salía de su departamento en Puerto Madero. (Fuente: Télam)