Mirtha Legrand fue operada satisfactoriamente de una brida abdominal en el sanatorio Mater Dei el domingo a la noche. Así se lo confirmó su hija, Marcela Tinayre, quien aseguró que la intervención fue «un éxito».

También lo informó el nieto y productor de la diva, Nacho Viale, a través de Twitter: «La intervención a la que fue sometida la Sra. Mirtha Legrand ha finalizado con resultado satisfactorio. Ella se encuentra muy bien. ¡Muchas gracias a todos!».

Unos minutos antes de la dos de la mañana el nieto de Mirtha se retiró del centro médico y, en diálogo con TN, dijo: «El viernes tuvo fiebre y después se sintió bien. El sábado hizo su programa perfecto y hoy a la mañana (por el domingo) se despertó con dolor. Entonces le dijimos que no hiciera el programa y vino a hacerse unos estudios».

Según su relato, los profesionales le realizaron una ecografía, una tomografía y una radiografía y, al ver los resultados, decidieron operarla. «Siempre estuvo al tanto de todo. Ahora está perfecta, hasta recién estaba despierta en un cuarto común y está descansando», contó.

Si bien todavía no se sabe cuándo le darán el alta, Viale indicó que probablemente deba quedarse en el Mater Dei haciendo reposo hasta el martes.

La diva ingresó al centro médico el domingo a las 10 de la mañana a raíz de los fuertes dolores abdominales que venía sintiendo desde los últimos días, acompañada en primera instancia por su asistente Elvira y luego por su hija, Marcela, y su nieto, Nacho. Los profesionales le hicieron los estudios correspondientes y decidieron trasladarla a terapia intensiva para luego operarla de una brida abdominal.

Al mediodía, pocos después de que Mirtha ingresara al centro médico, Teleshow informó que El Trece tuvo que suspender la emisión del clásico programa de la diva y, a través de su cuenta en Twitter, ella informó: «Padezco una gastroenteritis aguda y, si bien el cuadro no reviste gravedad, estoy obligada a guardar reposo durante unos días».

Durante sus 51 años en la televisión, la diva ha faltado muy pocas veces al trabajo. Una de las primeras, fue cuando murió su marido Daniel Tinayre en octubre de 1994, víctima de una hemorragia gastrointestinal proveniente de una complicación de Hepatitis B. La Chiqui realizaba sus programas en Canal 9 y Alejandro Romay, dueño de la emisora en ese momento, armó un especial en el horario habitual del ciclo que denominó Esperando a Mirtha.

En 1999, un problema de salud la dejó afuera de la conducción cuando sus almuerzos se emitían por América. En esa oportunidad, su hija Marcela Tinayre se hizo cargo y llevó adelante la mesa con Cacho Fontana, Raúl Portal, Mariano Mores y el empresario Tito Lectoure como invitados. «Mamá está con una gripe viral muy fuerte con fiebre», reveló ese día cuando reemplazó a su madre.

En 2014, la ausencia de Mirtha en el programa – en la pantalla de El Trece- se prolongó por algunas semanas. Ese año sufrió una fractura de tibia y peroné por un accidente doméstico, por el que tuvo que ser operada de urgencia. Juanita Viale estuvo al frente del ciclo y en uno de los almuerzos, la actriz compartió la mesa con Coco Sily, Antonio Birabent, Guillermo Coppola, Sebastián Wainraich, Guillermo Pfening y su hermano Luis ‘Caíto’.

Y en mayo de 2015, la diva no realizó su envío por un fuerte cuadro de disfonía. «Mil perdones a los invitados, realmente no podía hablar», se excusó la conductora. En su lugar, El Trece emitió una película.