Luego del episodio ocurrido días atrás, donde la camioneta que trasladaba mejores del jardín “El Pingüinito” fue abordada por un sujeto que amenazó al chofer y a una empleada con un cuchillo, el jueves por la mañana, empleados y padres de los alumnos ratificaron lo denunciado oportunamente en la Seccional Segunda, aunque reconocieron que la Policía “no puede actuar si no actúa primero la Fiscalía”, por lo que se encuentran impulsando esta última vía.
Uno de los choferes relató lo ocurrido, cuando el vehículo del agresor se encontraba estacionado en el sitio designado para el ascenso y descenso de alumnos; la mujer que manejaba la combi escolar le advirtió que se encontraba obstruyendo el lugar y, momentos más tarde, el sujeto apareció con un cuchillo y comenzó a golpear los vidrios de la camioneta, lo que generó “que los chicos tengan terror de volver a la escuela y a la combi”.
El problema “es que la Policía no pueden actuar si no tiene autorización de Fiscalía, eso depende más que nada de la Justicia, no tanto de la Fuerza, que hizo el procedimiento pero no se pudo avanzar porque no se avanzó desde el Ministerio Público Fiscal”, explicó uno de los damnificados.

Terror a bordo

Por su parte, el denunciante Lucas Carrizo, comentó en diálogo con LU17 que “algunos padres se han quedado angustiados por la situación que vivieron sus hijos, que llegaron a la casa llorando y con pánico de volver a la escuela y a la combi, con pánico de que vuelva esta persona, la cual de hecho cruzamos el pasado miércoles cuando íbamos a trabajar”.
Sobre los hechos ocurridos, relató que “mi mamá, que trabaja en la otra combi de transporte escolar de El Pingüinito, llegó a la Escuela 46, aproximadamente a las doce del mediodía a buscar a los chicos, y estaba esta persona estacionada en el lugar del transporte, por lo que la camioneta no podía acceder para subir a los chicos” y agregó que “este dato es importante, porque sino cualquiera puede avanzar y retroceder, atropellando a un chico; por eso, es importante que la combi llegue hasta el cordón”.

Insultos y amenazas

Seguidamente, precisó que “esta persona estaba afuera de su vehículo, le dijo gentilmente si podía dejar el lugar (para la camioneta escolar), ingresó a la escuela y, cuando salió con los chicos, esta persona le dijo ‘decile a tus amigos o a los que sean tus amigos, que se vayan a la p…. que los p…., la insultó; empezó a los gritos, nosotros dimos la vuelta, y cuando pasamos nuevamente pero por la calle aledaña, esta persona lo llamó a mi papá, que estaba manejando; pensamos que iba a pedir disculpas, y en eso los chicos que viajan adelante vieron que abrió la puerta del conductor, sacó un cuchillo debajo del asiento y se acercó a la combi; entonces, ahí lo vieron todos por la ventana, incluidos mis padres; ahí la combi empezó a avanzar, y esta persona empezó a golpear con el puño los vidrios, pidiendo que bajaran, por lo que el vehículo se fue para evitar un conflicto mayor”.

“La Policía no puede actuar”

Carrizo sostuvo que “se hizo la denuncia una vez que terminó el recorrido, fue la Policía, consultó quién era esta persona, desde la Dirección le negaron los datos, entonces no sabíamos quién era, aunque suponíamos que el marido de una docente” y agregó que “la Policía sabe quién es, dónde vive, la patente del vehículo y todos los datos lo tienen; lo que pasa es que ellos no pueden actuar si no tienen autorización de Fiscalía, eso depende más que nada de la Justicia, no tanto de la Policía, que hizo el procedimiento pero no se pudo avanzar porque no se avanzó desde el Ministerio Público Fiscal”.
Por ello, “nos acercamos (a la comisaría) varios choferes y padres de los chicos, para ratificar la denuncia y ver si esto puede avanzar de alguna manera, a modo de que esta persona tenga al menos que comparecer ante la Comisaría o responder por el hecho”.

Municipalidad de Puerto Madryn