Este jueves, en Rawson, el juez de garantías Sergio Piñeda consideró que Facundo Ferrara, acusado de varias estafas con alquileres en la ciudad capital, tiene un plus de inteligencia superior al de un delincuente común que produce un hurto o un robo y por ello, entre otros motivos, consideró que está en condiciones de entorpecer la investigación y que se hace necesario que continúe en prisión preventivas por el término de dos meses.
Según la acusación, Ferrara, de 28 años de edad, se hizo de 26.500 pesos, estafando con nombres falsos a tres mujeres mediante anticipos de alquiler de viviendas que publicaba en redes sociales. Las viviendas que ofrecía o no existían o estaban ocupadas por sus propietarios originales.

Palabras del Juez

“El perfil de un estafador no es igual a quien comete otro delito como un hurto o un robo violento. Necesita y pone en juego un grado de inteligencia superior. Lo hizo en tres oportunidades y tiene conocimiento suficiente además del uso de las redes sociales para que las víctimas piquen la carnada”, dijo Piñeda en su resolución, a pesar de la oposición del defensor Damián D’Antonio que postuló se le apliquen medidas sustitutivas como el arresto domiciliario o la prohibición de acercamiento a sus víctimas.
Piñeda tuvo en cuenta la actitud de Ferrara al momento del allanamiento en la casa donde vive con sus padres en Trelew. En el lugar evitó atender a los policías, desarmó y oculto las partes de su teléfono celular en distintos lugares de la vivienda, además de intentar fugar por la parte posterior de la vivienda.
El fiscal general Fernando Rivarola y el funcionario de fiscalía Leonardo Cheuquemás, habían solicitado un plazo de tres meses de prisión preventiva y sumaron en su argumentación el riesgo procesal de fuga ya que si bien el imputado tiene domicilio en Trelew, “no tiene” arraigo en la zona, ya que alterna esa estadía con viajes constantes a Neuquén donde trabaja en una empresa minera.

Próximas diligencias

Los investigadores realizarán en las próximas horas una rueda de personas entre el imputado y las tres víctimas. Además, mostrarán a las tres mujeres engañadas, el Fiat Palio en el que se movilizaba el imputado al momento del encuentro con cada una de ellas. En esas respectivas circunstancias las víctimas le habrían entregado el dinero pactado anteriormente en las redes sociales y a cambio Ferrara le habría entregado las llaves de las viviendas argumentando que “no las podía acompañar” a los inmuebles debido a alguna “situación de emergencia” que argumentaba al momento de encuentro. Según la Fiscalía, o los domicilios no existían o estaban ocupados por sus propietarios originales que no dejaron de asombrarse ante la llegada de inquilinos con llaves que obviamente no andaban en las cerraduras.
Mientras tanto se espera la continuidad de esta investigación en Rawson –se inició en marzo pasado con la denuncia de la primera de las víctimas en la Fiscalía de la capital provincial- para sumarle una cuarta denuncia de un vecino de Trelew mediante el mismo ardid.