En la localidad de Sarmiento, siete personas prestaron testimonio en la segunda jornada de las audiencias de debate en el marco del juicio contra Maximiliano Nehiual, imputado por el asesinato de Bruno Suarez.
En tanto, la oficina judicial, programó para hoy miércoles 22 las declaraciones de integrantes del Equipo Técnico Multidisciplinario (E.T.M) del Ministerio Publico Fiscal. Los profesionales explicarán sus pericias científicas mediante el sistema de video conferencia desde la oficina judicial de Rawson.
El juicio está encabezado por tribunal colegiado integrado por los jueces Jorge Criado, Daniel Pérez y Alejandro Rosales. Por el Ministerio Publico Fiscal se presentó la fiscal Laura Castagno, mientras que la querella está en manos del doctor Manuel Mauriño. Marcelo Catalano es el representante del Ministerio de la Defensa Publica.

Los testigos

En primer orden, brindaron sus testimonios cuatro empleados policiales que realizaron las primeras diligencias en el lugar del hecho. En este sentido, coincidieron que la víctima y sus amigos manifestaron que había sido “Nego” Nehiual quien efectuó los disparos.
En este marco, dos empleados policiales recorrieron las inmediaciones de “Plaza Centenario” y la Escuela Provincial 739, en búsqueda del sospechoso, pero no obtuvieron resultados positivos.
Por otra parte, la encargada del local relató ante el tribunal los momentos previos a la llegada de Nehiual y sus amigas al pub. La testigo refirió que en ningún momento observo que hubiera altercados o situaciones de tensión, entre el grupo de la víctima y el acusado.
Por último, manifestó que cuando escuchó los disparos observó a Nehiual que apuntaba con un arma contra Bruno Suarez y sus amigos. Luego, la mujer indicó que salió detrás de la barra, se acercó hasta Nehiual y le preguntó: “¿Por qué acá?”. A ello agregó que el acusado bajó el arma y no emitió ninguna respuesta: “Me miro y se reía en forma burlona, después se fue caminando tranquilo”, concluyó.
La jornada finalizó con los testimonios de un amigo de la víctima que integraba el grupo y un parroquiano que esa madrugada se encontraba en el pub.

Los hechos

El asesinato de Bruno Suarez, de 19 años, ocurrió el 30 de mayo del año pasado, en el interior del pub «Los Tres Hermanos». En esa ocasión, a las 2:45 horas, dispararon un arma de fuego contra un grupo de cuatro jóvenes, que se encontraba compartiendo una cerveza en la barra del local. Uno de los proyectiles impactó en el abdomen de Bruno Suárez, herida que finalmente le produciría la muerte. El adolescente estudiaba en la Escuela Para Jóvenes y Adultos (E.P.J.A) n° 756.
Otro de los integrantes del grupo de la víctima también fue alcanzado por uno de los disparos, afortunadamente sólo sufrió lesiones.
Ese miércoles 30 de mayo, Bruno Suarez y sus tres amigos habían ido al Pub “Los Tres Hermanos”, a tomar unas cervezas, luego de jugar un partido de futbol.
Bruno y sus amigos se ubicaron en una esquina de la barra, cerca de la salida de emergencia del recinto. Aproximadamente a la 1:30 horas, ingresó Nehiual acompañado por dos mujeres. Se sentaron cerca de la máquina de música y la puerta de ingreso del pub.
Según el relato que reconstruyeron los investigadores, a los pocos minutos, el imputado se dirigió hacia la puerta de ingreso del local. Allí, actuando sobre seguro, de forma sorpresiva, sin motivo y sin advertencia previa, extrajo un arma de fuego de entre sus ropas. Luego disparó contra el grupo de Bruno Suarez.
La fiscalía considera que las víctimas se encontraban desprevenidos y en completo estado de indefensión. Uno de los disparos impactó en el abdomen de Bruno Suárez. Esta herida finalmente le produciría la muerte. En este sentido, se informó que uno de los jóvenes procuró ponerse a resguardo detrás de una pared, pero igualmente fue alcanzado por uno de los disparos del arma de fuego que utilizo Neihual.
Para los investigadores, el imputado tenia claras intenciones de darle muerte y por eso cambió la dirección de su ataque. Como consecuencia de los disparos, le produjo una herida en el brazo derecho, arriba del codo, a la altura del corazón.
Finalmente, la encargada del local se acercó a la puerta del pub donde se encontraba el agresor y lo increpó por su conducta. Así logro impedir que continuara atacando a los jóvenes.

Gobierno de Chubut