La Convención Nacional de la UCR finalmente optó por la permanencia del partido en Cambiemos pero reclamaron la construcción de un frente más amplio en una jornada en donde no faltaron los roces y las voces críticas que reclamaron la ruptura.
«Ratificamos con orgullo lo hecho en 2015, pero reconocemos con humildad que no hemos llegado a muchos sectores. Se cometieron errores políticos graves, lo estamos pagando caro”, advirtió el presidente de la UCR, Alfredo Cornejo en el discurso de cierre previo a la votación en Parque Norte.
En esa línea lanzó: “Debemos ratificar Cambiemos pero conformar un frente más amplio». Lo hizo luego de haber arribado a un principio de acuerdo con el ala de la UCR bonaerense y dirigentes de buen diálogo con la Casa Rosada para avanzar en un documento que, ante todo, ratificó la pertenencia del Radicalismo a Cambiemos.
Las palabras de apertura estuvieron a cargo del propio presidente de la UCR, Jorge Sappia, luego de que su presencia fuera puesta en duda por motivos de un viaje. El radical dio comienzo a la ceremonia con el himno nacional y el del partido, luego de lo cual tuvo lugar un homenaje a los referentes que fallecieron en los últimos dos años, con especiales palabras al diputado Héctor Olivares.
El diputado y jefe del interbloque Cambiemos en la Cámara baja, Mario Negri, definió a la convención como “democrática y abierta” y destacó la “pasión de pensamientos distintos” que “le hacen bien a la política”, durante un breve descanso de las deliberaciones.
“Hago un deber y un haber en general. En 2015 hicimos una alianza electoral que evitó que el populismo siguiera distribuyendo lo que no existía, y que además, nos alejáramos del mundo de una manera que nunca imaginamos. En segundo lugar, fue una alianza electoral, funcionó muy bien como coalición parlamentaria”, analizó el legislador.
En este sentido, el diputado dijo en tono de autocrítica: “A mitad de mandato, después de las dos elecciones, fui el que dije que había que hacerle un ‘service’ a Cambiemos. Que habíamos hecho la mitad de los kilómetros bien, pero que nosotros nos estábamos financiando con una política gradual, con niveles de ingresos de endeudamiento porque de lo contrario no teníamos recursos propios. Eso es ir al filo de la navaja”.
Otro de los presentes en la convención es el senador por Mendoza y exvicepresidente, Julio Cobos. Sobre la posibilidad de colocar un dirigente radical en la fórmula presidencial de Cambiemos, el legislador dijo: “Eso lo va a decidir la comisión integrada por nuestros tres gobernadores y por el vicegobernador de la Provincia, que cargan con el éxito de su gestión”.
«Si hay PASO o no será producto de las negociaciones. Primero se explorarán fórmulas de consenso. Cada partido acá tiene derecho de postular a quién sea. Nosotros no vamos a intervenir en las decisiones del PRO ni de la Coalición Cívica, pero tampoco queremos que intervengan en las nuestras», lanzó.

Previa

La jornada sin embargo comenzó mucho antes del arranque de la Convención, cuando los convencionales arribaron al predio y fueron recibidos por los militantes, quienes profirieron críticas a aquellos políticos que apuestan por una candidatura de Mauricio Macri a la presidencia. “Traidores”, fueron los gritos que dirigieron a Mario Negri y Ángel Rozas.
Consultado al respecto antes de ingresar a la Convención, el senador Rozas, afirmó que el documento final va “a ratificar pertenencia a Cambiemos” pero “tenemos la posibilidad de ampliarlo pero con ciertas condiciones”. “Por ejemplo hacer un acuerdo programático, económico, político y social”, agregó.
“Hay muchas cosas que modificar en Cambiemos (…) Hay que consolidar Cambiemos; no debe estar atado a ninguna candidatura en particular, ni coyuntural, y tiene que trascender los nombres propios”, dijo en ese sentido el dirigente José Cano.
Si bien hay diferencias, los tres grupos en los que se divide el radicalismo comparten sus críticas a la gestión de Mauricio Macri, aunque su postura sobre cuál debe ser la salida electoral, difiere. El sector más crítico es sin dudas el encabezado por Ricardo Alfonsín, Federico Storani y Jorge Sappia (presidente de la Convención), que impulsa la salida de la UCR del bloque Cambiemos y reagrupar filas en un nuevo frente liderado por Roberto Lavagna.
Otra facción del radicalismo es la que lidera el gobernador Alfredo Cornejo, quien movió el avispero hace una semana al poner en duda la candidatura de Mauricio Macri a la presidencia. De este grupo surgió el borrador de ocho páginas con críticas a la política económica del Gobierno, que ratifica sin embargo una política de alianzas.
Un tercer sector impulsa una nueva propuesta para la Convención Nacional, que consiste en ratificar su pertenencia a Cambiemos y propiciar la «incorporación de otros partidos» con la mira puesta en el balotaje, a través de negociaciones a cargo de los gobernadores radicales. Esta facción también difundió un documento en el que plantea una postura más moderada que la del sector que encabeza Cornejo, de crear «una nueva coalición» que incluya a otros partidos -sobre todo peronistas- y forzar la definición de candidaturas a través de las primarias (PASO).
(Fuente: Ámbito Financiero)