El fin de semana tuvo lugar un importante operativo policial en Puerto Madryn, el cual se extendió a varios sectores de la ciudad, a partir de una denuncia que tuvo como víctima a una mujer de 30 años, la cual habría sido drogada y luego abusada por al menos dos sujetos.
Los procedimientos fueron realizados en la zona norte y oeste, y uno de ellos se desarrolló en inmediaciones a dos conocidos prostíbulos que anteriormente habían sido allanados por distintos motivos, entre ellos, una investigación por trata de personas.
En esta ocasión, uno de los operativos arrojó un sujeto detenido, quien habría participado del abuso, mientras que otro de los sospechosos pudo darse a la fuga y ya estaría identificado.

Persecución y detención

Según indicaron fuentes policiales, en principio se allanó, por orden de la Justicia, una vivienda ubicada en el barrio San Miguel y otra en el barrio Pujol, esta última en la calle José Menéndez al 400; a sólo cien metros de un prostíbulo donde, meses atrás, la Policía llevó adelante una requisa y demoró al propietario por el delito de “facilitación de la prostitución”, así como también, a pocos metros del “VIP” conocido como “La Rosadita”, el cual fuera allanado en reiteradas ocasiones por investigaciones ligadas a la trata de personas en Puerto Madryn.
Las actuaciones policiales derivaron en una persecución que se inició en la zona de canchas del Polígono, donde los agentes de la División Policial de Investigaciones (DPI) lograron interceptar una camioneta Toyota Hilux, la cual tenía pedido de secuestro, en las inmediaciones de Necochea y Granaderos.

Drogada y abusada

Allí, los uniformados detuvieron a un individuo de 35 años, identificado como “C. E. S.” y sindicado como uno de los autores de la violación, mientras que el otro sospechoso, también identificado pero cuyo nombre no trascendió, se encuentra prófugo.
Por su parte, la víctima sería oriunda de Puerto Madryn, tendría 30 años de edad y, de acuerdo a fuentes extraoficiales, habría sido drogada y abusada sexualmente por los dos sujetos, tras lo cual la abandonaron en la zona norte de la ciudad.

Lugares “conocidos”

Se trata de un nuevo hecho aberrante que habría ocurrido, llamativamente, en una de las zonas más “lamentablemente conocidas” de la ciudad; las actuaciones se remontan, como mínimo, al año 2013, cuando personal de la Policía del Chubut, conjuntamente con el Grupo Especial de Operaciones (GEOP) realizó allanamientos en cuatro “VIPs”, uno de los cuales estaba ubicado en José Menéndez al 300, un lugar conocido como “La Rosadita”.
Allí, detectaron a unas 20 mujeres que ejercían la prostitución, en el marco de una causa que investigó, durante más de un año, la presunta comisión del delito de trata de personas.
En octubre de 2016, un operativo similar culminó en el mismo lugar, donde se constató la presencia de nueve mujeres de nacionalidad paraguaya que ejercían la prostitución.

Una zona “caliente”

La nacionalidad no fue un hecho menor, habida cuenta de que en febrero del mismo año, el propietario del “varias veces allanado” prostíbulo ubicado en la calle Villegas al 500, fue condenado a nueve años de prisión por el delito de “trata de personas”, corroborándose que había literalmente esclavizado a cuatro mujeres oriundas de Paraguay para obligarlas a prostituirse.
Las víctimas habían sido contactadas a través de un contacto que el individuo poseía en dicho país, bajo la promesa de que trabajarían como empleadas domésticas en Buenos Aires; sin embargo, al arribar al micro en la zona de Retiro y desconociendo las cuestiones geográficas de la zona, fueron llevadas hasta Puerto Madryn, en un trayecto en el cual el micro fue incluso custodiado por el sujeto condenado, que lo seguía a bordo de un vehículo particular.
Una vez en la ciudad, las mujeres fueron sometidas y, tras varias semanas de ser obligadas a ejercer la prostitución, lograron dar aviso a un agente policial, quien inició las actuaciones que derivaron en el rescate de las mismas y la detención del sujeto, sumando a ello el hecho de que una mujer identificada como “E. A.”, que regenteaba el lugar, hasta el día de hoy se encuentra prófuga.

Municipalidad de Puerto Madryn