El viernes pasado tuvo lugar una nutrida manifestación de estudiantes en la zona céntrica de Puerto Madryn, donde más de una decena de instituciones estuvo representada por sus alumnos, que reclamaban obras pendientes de ejecución para el arreglo de los edificios.
Se trata de una situación que se viene prolongando desde hace tiempo y que finalmente decantó en la convocatoria que se desarrolló la semana pasada, a partir de la pérdida de días de clases en varios establecimientos.
Previamente a la movilización, el ministro de Educación, Leonardo De Bella, participó de una reunión con autoridades de la Escuela 710 y luego con los padres de varios estudiantes que aguardaban que los recibiera, para plantear la serie de problemáticas que atraviesa el histórico edificio; a raíz de dicha conversación, se convino que el miércoles próximo arribará una nueva caldera a Madryn para solucionar la problemática de falta de calefacción.
“Necesitamos que haya un plan para que nuestros chicos puedan acceder al derecho a la educación”, manifestó una de las madres que participó de la convocatoria, y que se reunión con el funcionario de la cartera provincial momentos antes de que tuviera lugar la movilización.

Dos reuniones

El encuentro con el ministro fue por partida doble: aproximadamente a las 11:30 horas, padres que estaban concentrándose junto a alumnos en las inmediaciones de la Escuela 710, a metros de las oficinas de Tribunales, fueron informados de que De Bella estaba participando de una reunión con directivos del establecimiento.
Esto generó una serie de quejas por parte del propio colectivo de padres, que no pudieron formar parte de la charla; sin embargo, momentos después de concluido el encuentro con el titular de la cartera, el funcionario los recibió en la Biblioteca de la escuela, donde le plantearon la serie de problemáticas edilicias que la comunidad educativa de la 710 viene atravesando.

Compromiso asumido

Cuando la segunda reunión llegó a su fin, los padres fueron informados por los directivos de la escuela que, momentos antes, se había firmado un Acta con el Ministro, la cual anticipaba que el próximo miércoles arribaría a la Delegación Administrativa de Educación en Madryn, una nueva caldera que ya había sido adquirida y cuyo destino final sería el edificio de la Escuela 710.
Concretamente, ese día llegaría la caldera y sería instalada la misma semana, para tranquilidad de varios cursos que no estaban pudiendo asistir a clases regularmente por la falta de calefacción y en función de las bajas temperaturas invernales.

Varias escuelas “en la misma”

La situación del establecimiento provocó que, para asistir a clases, los estudiantes de determinados cursos que utilizan aulas sin calefacción debieran cursar con camperas puestas, según lo indicado por el colectivo de padres que tomó la iniciativa, junto a sus hijos, de visibilizar el reclamo el viernes pasado al mediodía, que se inició en cada uno de los edificios escolares para trasladarse a las inmediaciones de la plaza central y confluir en el Monumento a la Mujer Galesa.
El pedido de la comunidad educativa de la 710 también se suma a los problemas edilicios de otros establecimientos, entre ellos el 775, 728 y 750, entre otros.

“Tiene que haber un plan”

“Es necesario unirnos y poner foco todos juntos hacia el mismo lado para recuperar o restablecer, lo más inmediato posible, el dictado de clases”, expresó una de las madres en diálogo con medios radiales, quien adelantó que “tenemos toda la información de lo que hizo el equipo directivo; sabemos que la caldera, porque nos auto convoquemos, no aparecerá al día siguiente, pero sí creemos que tiene que aparecer el plan de parte del Ministerio (de Educación) para que nuestros chicos tengan el derecho a la educación en breve”.
La respuesta que hasta el momento habían tenido los directivos, trasladada a los padres y que generó que estos se pusieran al frente del reclamo, fue que “no había tiempo hábil”, es decir, que “no se podía prever en qué momento se solucionaría la cuestión”, indicó la madre, que también es docente en la misma escuela.

Municipalidad de Puerto Madryn