Diego Correa, ex secretario privado de Mario Das Neves, difunto gobernador de Chubut, está siendo investigado por la justicia provincial por dos causas: Revelación y Embrujo. La nueva noticia ahora es que será imputado en un tercer caso, ya que se lo acusa de haber recibido una serie de beneficios estando privado de su libertad. Puntualmente, Correa es apuntado porque presuntamente habría ofrecido dádivas al ex jefe de seguridad interna de la Alcaidía de Trelew, Pedro Santos Muñoz, quien también será investigado debido a que habría aceptado los ofrecimientos del ex secretario privado de Das Neves.
El próximo paso en esta nueva investigación es la audiencia preliminar, que se realizará el próximo miércoles 12 de junio ante la jueza Ivana González. En este contexto, vale recordar que los presuntos hechos se hicieron públicos a mediados de febrero del corriente año, cuando se aseguró que Correa le brindaba beneficios al jefe de seguridad. Además, en una requisa realizada en la celda del ex secretario privado del difunto gobernador chubutense se habían encontrado celulares, una notebook, una tablet, dos chips y algunos pendrives.
Al respecto, vale destacar que la Jefatura de Policía en su momento habría presentado una denuncia contra Muñoz, al descubrir el accionar que habría facilitado el tráfico de influencias desde la cárcel al detenido.

Causas que afronta Correa

Vale recordar que Correa está imputado en las causas Embrujo y Revelación, en las que se investigan supuestos hechos de corrupción en Chubut.
En tanto, durante el mes de febrero se conoció que Muñoz fue separado de su cargo de manera preventiva después de que se encontrasen diversos elementos no autorizados en el pabellón donde está detenido el ex secretario privado de Das Neves. Como resultado de esto, el ex jefe de seguridad interna de la Alcaidía de Trelew comenzó a ser investigado por supuestas dádivas, cohecho y tráfico de influencias.
También resulta importante recordar que en su momento el jefe de la Policía de Chubut, Miguel Gómez, había reconocido que se habían verificado actitudes de Muñoz que “ameritaban esclarecer la situación”.

Detención al ex funcionario

Correa fue funcionario del Gobierno Provincial hasta el año pasado, cuando fue detenido por la causa Embrujo, la cual desencadenó otras tantas que se iniciaron por presuntos hechos de corrupción en el Estado chubutense.
El ex funcionario fue aprendido en aquella ocasión en la vía pública acusado de “asociación ilícita, lavado de activos y acciones incompatibles con la función pública”, entre otros cargos. Cabe señalar que las causas de mayor relevancia son Embrujo y Revelación, mientras que ahora se suma una nueva investigación judicial contra Correa, aunque con un fuerte vínculo con las dos anteriores.
En cuanto al procedimiento realizado en la Alcaidía de Trelew, Gómez confirmó que se concretó porque “teníamos una investigación que apuntaba a que el interno Diego Correa lograba condiciones de privilegio a cambio, aparentemente, de beneficios para algunos funcionarios de la repartición policial”.
Por este motivo, el comisario Gómez confirmó que “se decidió poner a disponibilidad al Jefe de Seguridad de la Alcaidía” local. Específicamente, de acuerdo a lo trascendido, en el pabellón de Correa se secuestraron una tablet, una notebook, celulares y dos chips telefónicos, uno de Correa y el restante de Ariel Rojas, su compañero de celda, detenido por homicidio.
Además se indicó que al momento de actuar, los uniformados de “asuntos internos” se encontraron con que Correa utilizaba además un celular de otro Policía para comunicarse, agente que también fue puesto en disponibilidad.
Asimismo, y mientras se concretaba esta requisa, se allanó la Comisaría Primera de Puerto Madryn y allí le secuestraron elementos a otro de los detenidos por Embrujo, Sandro Figueroa, quien actuaba en una especie de “red de tráfico de influencias” en el interior del sistema carcelario madrynense.
De acuerdo a la sospecha de la cúpula de la Policía provincial, Correa estaba ganando poder interno en la Alcaidía gracias a sus contactos políticos y económicos fuera del establecimiento de detención, para lo cual se valía de otros internos con quienes compartía algunos “beneficios” a cambio de “protección”.
Los investigadores tienen acreditado que entre los favores que logró Correa para sus carceleros, figuran supuestas vacaciones pagas en un prestigios hotel de Puerto Madryn.

Comunicaciones desde la cárcel

Según información exclusiva a la que tuvo acceso El Diario, lo que sucedió fue que un teléfono de Correa que estaba intervenido seguía emitiendo información y se confirmó que estaba siendo utilizado, pese a que el ex funcionario está detenido hace varios meses. Como consecuencia de esto se dio lugar a la intervención de otros aparatos de comunicación para luego ratificar que Correa continuaba manteniendo conversaciones telefónicas con gente que estaba fuera de la Alcaidía.
Una vez que se comprobó también que el ex secretario privado de Das Neves había sido nexo para facilitarle el hospedaje en la ciudad del Golfo a un efectivo de la fuerza provincial, lo que implicaría el delito de cohecho activo, se resolvió que la Jefatura de Policía de Chubut presente una denuncia y luego se procedió a secuestrar el teléfono de Correa, el de los policías involucrados y el de una persona que está presa en Puerto Madryn.
De hecho, cuando se desarrolló el allanamiento en la Alcaidía el ex funcionario provincial involucrado en las causas “Embrujo” y “Revelación” estaba manteniendo una comunicación telefónica con el aparato de otro policía. El resultado de estas violaciones a la ley sería la expulsión de los dos efectivos policiales involucrados y acusados de facilitarle elementos a Correa para comunicarse con gente que está fuera de la Alcaidía.
Además, como consecuencia de todas estas secuencias, estarían bajo sospecha y análisis todos los teléfonos de la Alcaidía.

Gobierno de Chubut