En sintonía con la mayoría de los indicadores económicos del país, el consumo de carne volvió a evidenciar en mayo una variación negativa. Puntualmente, durante los primeros cinco meses del corriente año el indicador a los 50,5 kilos per cápita, una caída de 12,1% en comparación con el mismo período del año pasado.
Estos niveles alcanzados por la demanda de carne se explican por la pérdida de capacidad de compra de los salarios, la destrucción de puestos de trabajo y la desregulación del comercio. El indicador del consumo promedio alcanzó los 53,7 kilos anuales, una caída del 7,9% interanual, que lo coloca en los niveles más bajos en dos décadas.
Por su parte, la Cámara de la Industria y Comercio de Carne (CICCRA) informó en el transcurso de esta semana que el precio promedio de los cortes vacunos registró en mayo una leve baja de 0,6% mensual que interrumpió un período de 21 meses consecutivos de aumentos. En tanto, el precio del pollo, por su parte, exhibió una baja de 8% mensual y los principales cortes porcinos aumentaron 6,9% en el mes, su 14ª suba ininterrumpida.

Peor que en 2001

Los últimos datos presentados por CICCRA revelaron que el consumo interno promedio entre enero y mayo se mantiene en mínimos históricos. Las estimaciones de la cámara empresaria mostraron que durante la crisis de 2001 se consumieron en promedio 64,1 kilos de carne vacuna anuales por persona. Así, el nivel exhibido durante los primeros cinco meses del corriente año es 16% inferior al registrado durante el estallido de la convertibilidad.
Las cifras también mostraron una caída frente a los niveles heredados. Durante los primeros cinco meses de 2015 el informe del CICCRA reportó un nivel de consumo promedio de 58 kilos por cada argentino. Así, las cifras reportadas por las empresas marcan una caída de 7,4% en cuatro años.

Exportaciones a China

La contracción de la demanda interna de carne vacuna redunda en un incremento del peso de las exportaciones sobre el total de la producción. Entre enero y abril, las ventas externas alcanzaron a representar el 21,5% del total. Se trata de los valores más elevados desde 2005, mientras que el incremento en el peso de las exportaciones está concentrado casi de manera exclusiva por la ampliación del mercado chino. Desde CICCRA señalaron que “en abril la concentración de los embarques en un único destino llegó a un record. De cada cuatro kilos exportados de carne vacuna, tres se enviaron a China”.
“El consumo interno transita un contexto crítico hace más de un año. Los factores son múltiples. A la elevada tasa de interés, que desincentiva la compra en cuotas, se suma la caída en el poder adquisitivo asociada al proceso de alta inflación”, advirtió un informe sobre el Observatorio de Políticas Públicas de la Universidad Nacional de Avellaneda (UNDAV). La semana pasada las cifras del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC) revelaron que la capacidad de compra de los trabajadores retrocedió en marzo 10,7%. Más conservadoras, las estimaciones de Secretaría de Trabajo de la Nación indicaron que los salarios promedio cayeron 8,3% en el tercer mes del año.
No obstante ello, el reporte de CICCRA sostuvo que durante la actual administración nacional los precios de la carne vacuna crecieron por debajo de los aumentos salariales acumulados. Esto significa que la capacidad de compra de carne vacuna de los trabajadores habría aumentado 8,7%. “Durante la gestión Macri el nivel general de los precios al consumidor se triplicó (206,4% entre diciembre de 2015 y mayo de 2019) y los salarios del sector privado formal se multiplicaron por 1,56, lo cual implica que el poder de compra de los salarios de los empleados en blanco disminuyó 16,9% con relación al nivel general de precios”, expresó el informe mensual de la cámara empresaria. “En el mismo período, el precio del pollo aumentó 144,1%, el precio promedio de los cortes vacunos subió 134,4% y el de los cortes porcinos creció 156,5%”, estimó CICCRA al intentar restar relevancia al aumento en el precio de la carne.

Ventas de carne en Chubut

En este contexto resulta importante destacar que el último relevamiento desarrollado por la Dirección General de Estadística y Censos de Chubut afirmó que las ventas de carnes en los supermercados distribuidos en todo el territorio provincial evidenciaron una considerable caída en el transcurso de todo el año pasado.
Como resultado de una variación negativa de 10,7% en el último trimestre analizado por dicha entidad, el descenso durante todo 2018 alcanzó al 15,7%.