El exministro de Economía de Cristina Kirchner en el período diciembre de 2011 a noviembre de 2013, Hernán Lorenzino se había distanciado drásticamente de la política cuando declaró que “quería irse” de la cartera y terminó concretándolo en el segundo mandato de la expresidenta, pasando a cumplir funciones en dos países europeos y luego terminar fabricando cerveza artesanal en la villa turística de Puerto Pirámides. Ahora, ante el optimismo existente en las huestes kirchneristas que cumplieron funciones alguna vez, tras el anuncio de la fórmula Fernández & Fernández, Lorenzino habría accedido a asesorar al candidato a gobernador por el Frente Patriótico Chubutense, el intendente de Comodoro Rivadavia, Carlos Linares.
Al parecer de allí saldrían los sólidos argumentos con que Linares asegura que el peronismo kirchnerista sería la única salida para las finanzas provinciales que vienen lidiando con la pesada deuda externa que comenzó a labrarse en Chubut de 2003 a esta parte. Y hay fuertes indicios que de alzarse el domingo con el triunfo, Linares le tendría reservado un sitial especial en la cartera de Economía. Cabe recordar que Lorenzino, ahora fabricante de cerveza, “no es pura espuma”, como defendió un histórico militante peronista local. Por el contrario, fue Director de Política de Financiamiento y Crédito Público de la provincia de Buenos Aires, durante la gobernación de Felipe Solá, donde gestionó la cuantiosa deuda de la provincia y fue nexo con el gobierno nacional en lo referido a las finanzas bonaerenses. Primero nada menos que como representante financiero argentino en Washington, y más tarde haciéndose cargo de del Ministerio de Economía y Finanzas Públicas en reemplazo de su ´maestro´ político, Amado Boudou, tras la elección de éste como Vicepresidente de la Nación Argentina.

Hay equipo

Es entendible que su profuso curriculum ameritaba entonces ser tenido en cuenta por el rearmado de ´unidad´ que labró el Frente Patriótico Chubutense con miras a liderar el equipo del ministerio de Economía de una posible gestión de Linares.
Lorenzino convertido en el ciudadano más ilustre que recalara en Puerto Pirámides y comerciante cervecero, además de buen asesor inmobiliario para emprendimientos en la Villa balnearia merced sus vastos conocimientos y aceitados contactos nacionales e internacionales, viene de absoluto bajo perfil desde que cumpliera los últimos breves pero contundentes trabajos asignados por la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner. Cabe recordar que en junio de 2014 fue designado como Embajador Extraordinario y Plenipotenciario ante el Reino de Bélgica, con absoluta inmunidad y amplio poder para representar a la mandataria y su gobierno, y apenas seis meses más tarde fue reasignado como Embajador Plenipotenciario en el Gran Ducado de Luxemburgo sin perjuicio de sus funciones como Embajador ante la Unión Europea. Para 2015, lejos del trajín de la política, Lorenzino abrió una consultora ´Sur o Sur´ desde donde producía informes económicos por encargue y ya estaba en Península Valdés, guiando en excursiones de buceo a su amigo y maestro, el por ese entonces recién asumido como vicepresidente, Amado Boudou.

Gobierno de Chubut