El Fondo Monetario Internacional (FMI) reconoció este miércoles que subestimó la «situación increíblemente complicada» de la economía argentina y también admitió que controlar la inflación «tomó mucho más tiempo» de lo proyectado inicialmente.
Así lo consideró la directora ejecutiva del Fondo, Christine Lagarde, quien, sin embargo, se mostró «razonable y esperanzadamente positiva» sobre la evolución de la actividad económica del país, pese al estancamiento del aparato productivo y la caída del consumo.
Lagarde habló este miércoles en Washington sobre la coyuntura global en el Instituto de la Empresa Americana y allí respondió una pregunta sobre la Argentina.
En ese momento, insistió en que la implementación del programa acordado con el Gobierno de Mauricio Macri «terminará siendo un plan exitoso».
Las declaraciones de Lagarde llegan cuando se está por cumplir en dos semanas el primer año del acuerdo más grande en la historia del Fondo, que llegó en total a los U$S 57.000 millones.
La funcionaria reconoció también que ese organismo y el Gobierno subestimaron la gravedad de la crisis, y admitió que fueron demasiado optimistas sobre los pronósticos de contener el alza de precios.
Al referirse al país, dijo: «es una situación económica increíblemente complicada que creo que muchos jugadores, incluidos nosotros, subestimamos un poco cuando empezamos a tratar de armar con las autoridades argentinas un programa».
Al hablar sobre la inflación, Lagarde advirtió que «en lugar de estabilizarse y disminuir gradualmente como habíamos anticipado, está mostrándose mucho más resistente de lo que pensábamos».
«Ahora está empezando a declinar, pero está demorando más de lo que anticipamos», reiteró la directora del FMI en referencia a la persistente suba de precios.

Encuentros en Tokio

El ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, y el presidente del Banco Central, Guido Sandleris, se encuentran en viaje hacia Japón para participar de la reunión del G20, ocasión donde mantendrán un encuentro con la directora del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde.
Fuentes oficiales dijeron que ambos funcionarios partieron en la medianoche del martes hacia Tokio, donde se hará una reunión de ministros y presidentes de bancos centrales de las naciones que integran el Grupo de los 20.
Como suele ocurrir en este tipo de reuniones, Dujonvne y Sandleris aprovecharán la oportunidad para dialogar con Lagarde, mientras el FMI analiza un desembolso de US$5.000 millones para el país, previsto para julio.
Dujovne descartó el lunes la necesidad de renegociar el acuerdo con el FMI, ya que «es un stand by cuyos desembolsos finalizan el año que viene. Si Argentina quisiera tener desembolsos adicionales, debería tener a partir de 2021 un nuevo programa. Todo va a depender de si Argentina es capaz de recuperar el acceso a los mercados».
En el Gobierno «pensamos que estamos haciendo lo correcto para bajar la tasa de inflación, con una política fiscal muy restrictiva, una política monetaria muy sólida donde el Banco Central ya no financia al Tesoro y con precios relativos de equilibrio, porque ya no tenemos tarifas atrasadas, y un tipo de cambio competitivo», afirmó el ministro de Hacienda.
Por otra parte, aseguró que se «va a cumplir» con el acuerdo de contingencia (stand-by) vigente con el FMI, por unos US$ 57.000 millones que vence en 2021 y que la oposición política sostiene que habrá que renegociar.
«Si Argentina en 2021 quiere tener un nuevo programa con el FMI de manera tal que los pagos netos sean más bajos, bueno, es una conversación que está disponible», puntualizó Dujovne.

Indicadores en baja

Mientras tanto los indicadores de la Economía siguen en baja. Este miércoles se conoció que la producción industrial cayó 8,8% en abril en forma interanual, acumula doce meses consecutivos de baja y sufrió una contracción del 10,6% en los primeros cuatro meses del año, según datos oficiales del INDEC.
No obstante, el índice de Producción Industrial Manufacturero (IPI) registró en abril respecto de marzo una variación positiva del 2,3%, en la medición desestacionalizada.
La encuesta cualitativa industrial, que el INDEC realiza mensualmente entre empresas, registró que el 36,7% de las compañías cree que el sector continuará en baja entre mayo y junio.
Sobre los indicadores, fuentes oficiales del Gobierno consideraron que en los próximos meses se seguirán viendo datos interanuales negativos, aun cuando se mantenga, como se espera, el crecimiento en los datos mensuales sin estacionalidad. Las caídas interanuales se atenuaron en 13 de los 16 sectores industriales, mostrando cierto rebote, explicaron. En particular esto se observó en el rubro de alimentos, de productos químicos y de metálicas básicas.
El 52% de las empresas estimó que el nivel de actividad no variará y solo 11,3% de los empresarios consultados estimó que la producción industrial aumentará en los próximos tres meses.

Caída libre

Los dieciséis rubros industriales que mensualmente releva el INDEC mostraron variaciones negativas interanuales en abril, mientras en los primeros cinco meses del año ningún sector muestra crecimiento en comparación con igual período del año anterior.
La contracción más alta correspondió a la industria de equipos de transporte y fabricación de motos y motocicletas y otros, que sufrió una baja del 48,1%.
Le siguieron la elaboración de artículos de informática, electrónicos e instrumentos de precisión con un 24,2% y la producción de maquinarias y equipos con un 23,5%.
Posteriormente se ubicaron la fabricación de muebles y colchones con un 21,3%, la de autos con una caída del 22,5%, de productos textiles con un 17,9% y las manufacturas de tabaco con una contracción del 16,8% en forma interanual.
El indicador muestra también las caídas en la comparación interanual en la producción de productos de caucho y plástico del 13,9%, la refinación de petróleo del 8,6%, la industria de insumos para la construcción bajó un 7,2% y la elaboración de productos de metal del 7,1%.
El resto de los rubros industriales registraron bajas menores la producción de acero y aluminio que cayó un 4,7%, la de madera, papel, edición e impresión se contrajo un 3%, en abril en comparación con igual mes del año anterior.
La producción de alimentos y bebidas fue el sector que menos cayó al registrar una contracción del 1,1%.
En los primeros cinco meses del año los rubros con mayor contracción son la producción de motos y motocicletas con un 50,9%, la producción de maquinarias y equipos industriales con un 30,6%, la fabricación de autos en un 21,3%, y la industria textil con un caída acumulada interanual del 17,9%. (Fuentes: Ámbito, Télam, INDEC)