A mediados del mes que viene, Puerto Madryn será sede del Taller de Formación para Formadores Integral en materia de Derechos Humanos, Diversidad y Personas viviendo con VIH, que llevará adelante la organización internacional ONU Sida Conosur, conjuntamente con la Comunidad Internacional de Mujeres viviendo con VIH (ICW Argentina).
Se trata de un evento que prevé, entre varios actores clave y organizaciones de la sociedad civil, abordar la temática en cuestión desde el punto de vista de los derechos y la concientización.
La cita tendrá lugar los días 16, 17 y 18 de julio, en el Salón Auditorio “Lobo Orensanz” del CCT Conicet-Cenpat, y también estará enfocada a profesionales de la salud de la provincia del Chubut y otros sectores.
La iniciativa también cuenta con la participación de otras instituciones como el Instituto Patagónico de Ciencias Sociales y Humanas (IPCSH) del CCT Conicet-Cenpat, ATTA Chubut, Áreas Programáticas del Ministerio de Salud provincial, el Hospital Zonal “Dr. Andrés Isola”, la Universidad Nacional de la Patagonia “San Juan Bosco”, y la Licenciatura en Enfermería de la Universidad de Chubut, entre otras.

Derecho a la prevención

Recientemente, el Concejo Deliberante declaró el evento como una actividad de interés local, para lo cual planteó “la gran urgencia y responsabilidad de abordar la problemática mundial sobre el virus de la inmunodeficiencia humana y el Síndrome de inmunodeficiencia adquirida”, además de remarcar que “el espíritu de la Ley Nacional de Sida 23.798 apunta a proteger, entre otros, el derecho a la prevención”.
Por ello, entendieron, “el Estado, en todos sus ámbitos, ya sea nacional, provincial o municipal, deberá llevar adelante las tareas de educación de la población que exige la ley, con el fin de prevenir la transmisión del VIH”. El uso responsable del preservativo y “las políticas comunicativas basadas en la información, son el eje fundamental de la tarea preventiva”, agregaron.

Abordaje estratégico

En otro orden, se destacó el rol tanto de la Onusida Conosur, como el de la Comunidad Internacional de Mujeres viviendo con VIH, ambas organizaciones que llevaran adelante en Madryn el evento en cuestión.
Esta última organización “lidera el esfuerzo mundial por poner fin a la epidemia de sida como amenaza para la salud pública para el 2030, como parte de los Objetivos de Desarrollo Sostenible proporcionando las orientaciones estratégicas, la difusión, la coordinación y el apoyo técnico necesarios para catalizar y conectar a los líderes de los gobiernos, del sector privado y de las comunidades y para la prestación de servicios del VIH que salvan vidas a través de un plan estratégico para la respuesta al sida”, consignaron.

No bajan los casos en adultos

Los ediles explicaron que, “pese a la creciente variedad de herramientas y de métodos efectivos de prevención del VIH, y del incremento generalizado del tratamiento del VIH en los últimos años, las nuevas infecciones entre adultos de todo el mundo no han descendido lo suficiente” y refirieron que “la falta de compromiso político y, como resultado, la insuficiencia de las inversiones; las reticencias a abordar temas delicados relacionados con las necesidades y los derechos sexuales y reproductivos de los jóvenes y de los grupos de población clave, así como con la reducción del daño; y la ausencia de una puesta en marcha de la prevención sistemática, incluso allí donde el entorno político lo permite”.

Discriminación y acoso

En cuanto a la importancia de capacitar a los formadores y profesionales de la salud, entre otros, remarcaron que, las personas que viven con VIH o sida, “a menudo, gran parte de la discriminación a la que se enfrentan procede de profesionales y proveedores de servicios en la comunidad”.
Esta discriminación, añadieron, “puede manifestarse en actos concretos, por ejemplo acoso, denegación de cuidados, medidas inapropiadas de ‘control de infecciones’, despido laboral, o bien por la inacción; ejemplos de ello, la negativa a investigar denuncias de amenazas y agresiones contra una persona que vive con VIH, y la negativa a investigar casos de violación o violencia doméstica”, señalaron.

Asegurar la igualdad

Además, el documento, que tuvo el aval legislativo de todos los bloques, especificó que “las mujeres, y en especial las jóvenes, son más vulnerables a la infección cuando carecen de acceso a la información, la educación y los servicios necesarios para asegurar la salud sexual y reproductiva y la prevención de la infección”, donde “la estigmatización y la discriminación pueden obstaculizar su acceso al tratamiento y afectar a su empleo, su vivienda y otros derechos”.
Esto, a su vez, “contribuye a la vulnerabilidad de otras personas a la infección, ya que el estigma y la discriminación vinculados con el VIH desalientan a las personas infectadas y afectadas por el VIH de recurrir a los servicios sanitarios y sociales”, expresaron.

Municipalidad de Puerto Madryn