El candidato presidencial de Unidad Ciudadana, Alberto Fernández, concurrió al Sanatorio Otamendi a realizarse un estudio de rutina y los médicos decidieron dejarlo en observación al menos 48 horas.
Fernández tenía previsto encabezar este martes una actividad política en Escobar como parte de la campaña, pero tuvo que ser suspendida por su problema de salud.
«Cuando vine acá, porque hace 15 días estoy con tos, mi médico de cabecera me propuso hacer más estudios ya que iba a largar una campaña. Quise hablar para sacar cualquier locura de la cabeza de alguien. Está todo bien. No hay ningún tema que sea preocupante. Voy a estar 48 horas internado. Preferí hablar para no generar ningún tipo de especulación», dijo Fernández al canal C5N al salir a aclarar su situación.
l ex jefe de Gabinete de Néstor Kirchner había estado con malestar toda la noche del domingo por una fuerte tos. Ya en la jornada de este lunes un médico a domicilio le sugirió que vaya a hacerse una placa al sanatorio para evaluar si era o no algo pasajero.
En los primeros momentos había trascendido que Fernández padecía un herpes, pero el candidato que acompañará a Cristina Kirchner en la fórmula salió a desmentir esa versión.
Otra actividad que tenía prevista para este martes el ex jefe de Gabinete kirchnerista era la presentación del libro de Mariano Recalde, acto que serviría al ex presidente de Aerolíneas Argentinas para lanzar su candidatura a jefe de Gobierno porteño.
Durante el fin de semana, Fernández realizó varias entrevistas, en las que insistió en convocar a Sergio Massa a sumarse a un gran frente opositor que permita derrotar a Cambiemos en las próximas elecciones.