Ante la crisis por la que atraviesan las pequeñas y medianas empresas (PyMEs) industriales, con especial foco en el interior de las provincias, la Unión Industrial Argentina (UIA) le envió al Gobierno Nacional un decálogo de propuestas para poner en práctica junto con las administraciones territoriales, que incluyen medidas tributarias, energéticas, financieras, de logística y transporte, y de adhesiones y reglamentaciones de leyes nacionales. La propuesta fue a partir de una elaboración técnica de las necesidades de las fábricas nacionales, pero llega como la cara de la economía real del acuerdo social propuesto por el Ejecutivo central. Puntualmente, el objetivo es que se le ponga freno a la sangría productiva.
Se trata de un conjunto de medidas que involucran tanto al Gobierno Nacional como a los provinciales, y que a la Casa Rosada le llegó en forma de nota a la Jefatura de Gabinete y a los ministerios del Interior, Hacienda y Producción y Trabajo. Ahora, cada unión territorial le enviará la misma nota a su gobernador para que se implementen las medidas de manera articulada.
“Durante décadas, Argentina profundizó brechas regionales que generaron desacoples y desequilibrios en todo el territorio nacional. El camino para solucionar este pasivo histórico debe recorrerse partiendo de acciones que federalicen la producción y el consumo”, fue el inicio de la contundente carta de la UIA.
Asimismo, se espera al cierre de este año que la industria vuelva a caer, lo que significará la sexta vez en la última década, con un impacto más fuerte en el interior PyME. “Las medidas se piensan en el corto y mediano plazo, con agenda bien propositiva pero para la gestión actual por eso se enviaron las notas formales en cada caso”, afirmó en una entrevista con BAE Negocios el director de los Departamentos Técnicos de la UIA, Gabriel Vienni.
Además, cabe aclarar que el decálogo llegó el mismo día en que se conoció que el empleo tuvo el peor registro de muchos años, con un récord de caída de puestos de trabajo. “Una agenda que promueva la producción, el consumo y el empleo en todo el país requiere del trabajo articulado entre sector público y privado”, sostuvo el texto.
En ese contexto, la UIA consideró que hay cinco medidas que dependen del Gobierno Nacional, como el régimen de bonificación de tasas, la presión tributaria de IVA en las tarifas de energía y gas, o los beneficios del Decreto 814, vinculados con los recursos de la seguridad social.
Otras cinco, según la entidad, dependen de los gobiernos provinciales para promover la producción en todo el país: potenciar los regímenes de financiamiento a partir de los ministerios provinciales y bancos provinciales, reducir la cantidad de regímenes de recaudación que tienen y adherir a leyes nacionales, entre otros.
Los industriales señalaron que cada 100 pesos que se prestan en la provincia de Buenos Aires, en las provincias más vulnerables se prestan sólo dos. También señaló que en nueve jurisdicciones del país el empleo industrial cayó más del 10% en los últimos tres años, como Tierra del Fuego, La Rioja, Catamarca y San Luis.
La UIA afirmó que la Argentina está entre los países con menor crédito bancario de la región en relación al tamaño de la economía, “y apenas una pequeña porción del mismo derrama sobre el aparato productivo”. Según el informe, la “disparidad regional en nuestro país muestra distritos con el PBI (Producto Bruto Interno) per cápita de uno de los 25 países más ricos del mundo que conviven con otros que presentan un PBI per cápita similar al que existe en las regiones más pobres”.
En materia tributaria, se planteó la vigencia plena de los beneficios del decreto 814/2001 para potenciar generación de empleo en todo el país, y acelerar la rebaja de Ingresos Brutos hasta reemplazarlo por otra herramienta alternativa que resulte de más fácil liquidación y fiscalización, y que no genere distorsiones.
Sobre transporte y logística se resaltó la necesidad de creación de nodos en las distintas regiones del país (eje en NOA y NEA) que incorporen tanto el desarrollo de infraestructura como de conectividad, lo que permitiría que arriben trenes de trocha ancha, angosta y todo tipo de camiones, e incluso permitir el acceso desde y hacia la Hidrovía.

Gobierno de Chubut