Siguiendo la dinámica que caracteriza a la economía argentina, el 2018 volvió a ser contractivo. Puntualmente, la corrida cambiaria que comenzó en abril del año pasado trajo consigo una suba del tipo de cambio y una aceleración inflacionaria que erosionó de forma significativa del poder adquisitivo de los asalariados argentinos. En tanto, el impacto negativo en el poder de compra de 2018 fue el más pronunciado desde 2002, lo que produjo consecuencias permanentes en los indicadores socioeconómicos de pobreza y distribución de los ingresos.
Al respecto, el Instituto Argentino de Análisis Fiscal (IARAF) realizó un análisis comparativo entre diciembre de 2018 y el mismo mes del año inmediatamente anterior, afirmando que los salarios reales quedaron 12,1% detrás de la inflación. Asimismo, la cifra fue diferente entre distintos grupos de asalariados, aunque la caída fue significativa en todos. En tanto, los salarios reales de los trabajadores registrados cayeron 11,7%; los de los empleados públicos perdieron 11,7%; mientras que los trabajadores informales fueron los que más perdieron en 2018: 13,8%.
Durante el mes de marzo de 2019 la inflación a nivel nacional alcanzó el 4,7%, al mismo tiempo que en dicho periodo el índice total de salarios aumentó 4%, mostrando una pérdida de poder adquisitivo de 0,7% a lo largo del mes. Además, tomando como base diciembre de 2017, en los últimos 15 meses los salarios acumularon una caída real de 13,6%. Por su parte, el grupo más golpeado fue el de los trabajadores informales, que acumularon una pérdida de 16,7%, contrarrestando la leve recuperación que tuvieron en los meses de noviembre y diciembre del año pasado.
El informe elaborado por el IARAF remarcó que “que la inflación haya crecido muy por encima de los salarios se refleja cómo una fuerte contracción del consumo y arrastra consigo a la actividad económica, que en el primer trimestre cerró con una contracción de 0,2% respecto al cuarto trimestre de 2018 y una contracción de 5,7% respecto al primer trimestre del año pasado”.

Acuerdos ya firmados

Clic para Ampliar

Vale recordar que en las últimas dos semanas de mayo se firmaron cinco grandes paritarias. Luego de los cierres de los trabajadores Metalúrgicos, del Personal Civil de la Administración Pública Nacional y de los Gastronómicos en un 28%, y del acuerdo que firmaron los Docentes Universitarios por 16% más la inflación resultante a partir de septiembre del corriente año, se cerró el acuerdo para el sector de Comercio con un 30% de aumento. Cabe destacar que en muchos acuerdos se otorgaron montos fijos y/o montos no remunerativos por única vez que no son captados en este análisis. Asimismo, para junio de 2019 se reabrirán otras paritarias muy importantes como son las de los gremios que nuclean a los trabajadores de Sanidad, de la Construcción y Camioneros.
La Unión Obrera Metalúrgica (UOM) firmó el acuerdo paritario correspondiente al año 2019, en el cual se contempla un aumento del 28% a ejecutarse en tres tramos: 15 % en el mes de abril, 8% en julio y 5% en octubre. Además, se acordó una revisión del acuerdo a realizarse en noviembre. Por recomposición de los salarios del año pasado, se pactó una suma no remunerativa de 12.000 pesos “excepcional y por única vez”.
El Sindicato de Gastronómicos celebró el acuerdo paritario pactando un aumento del 28% a ejecutarse en tres cuotas: 10 % de aumento en junio, 15% en octubre y 3% en febrero del año próximo. También se acordó una cláusula de revisión que se hará en marzo de 2020. Este sindicato acordó, además, una recomposición por la pérdida inflacionaria de su paritaria 2018, de un 15% en dos cuotas: 10% en abril y 5% en mayo, que se incorporarán a los básicos de junio, es decir que serán base de cálculo para la suba 2019-2020. Entre revisión y nuevo aumento, los casi 90.000 empleados gastronómicos representados en el acuerdo con FEHGRA verán incrementar su salario entre abril del corriente año y febrero del próximo un 43%.

Empleados públicos y docentes

Por su parte, el Gremio del Personal Civil de la Administración Pública Nacional (UPCN), que nuclea a cerca de 200.000 trabajadores, cerró la paritaria sectorial con un incremento escalonado anual del 28%. Contemplando la recomposición de algunos adicionales de convenio y la inclusión de dos cláusulas de revisión para actualizar la mejora en noviembre de este año y marzo del próximo en la misma proporción que la suba de precios. El aumento del 28% se instrumentará en cinco cuotas: 4% con los sueldos de junio, 7% en julio, 7% en agosto, y los últimos dos tramos de 5% cada uno, que se efectivizarán en enero y febrero de 2020. En caso de tener que recurrir a alguna de las cláusulas de revisión, las mismas se ejecutarán en noviembre próximo y marzo del año que viene. El último tramo de la negociación de 2018 se firmó a fines de abril con un incremento de 3% y una suma fija por única vez de 2.000 pesos. Con esa última actualización, se redondeó un 28% de aumento más las sumas fijas por única vez que no son captadas en la actualización porcentual del presente análisis.
En tanto, las seis entidades gremiales que representan a los Docentes Universitarios aceptaron un acuerdo que fija la base en el salario de abril luego de “blanquear” la parte del aumento del año pasado que había sido no remunerativo. Es 19% del 44% que habían conseguido los docentes universitarios durante 2018. Para el 2019, se pactó un 16% de aumento a través de tres tramos. En mayo se otorgará el primer incremento del 4%, luego seguirá otro 4% en julio y un 8% en septiembre. A su vez, el salario no quedará ahí, ya que la oferta dispone de dos instancias de actualización automática o cláusulas gatillo: primero en septiembre y después en febrero del año que viene que actualizarán el salario de los docentes por la tasa en que hayan subido los precios en ese período.
La paritaria de los trabajadores de Comercio, la más grande de Argentina, definió un alza de 30% que tendrá una revisión en enero del año que viene. El acuerdo contará de una asignación extraordinaria, por única vez, a pagarse en cinco cuotas: 4,5%, en mayo; 4,5% en julio y 3% en marzo de 2020. A ese pago extraordinario, según el pacto, se sumará un aumento de salarial sobre las escalas vigentes de las remuneraciones. Además, se acordó la disminución de la alícuota de contribución patronal al seguro de retiro, que pasó de 3,5% a 2,5%, con retroactividad al mes de enero, buscando generar una reducción del costo laboral no salarial para el comercio y favoreciendo la competitividad de las empresas y el mantenimiento de puestos de trabajo.

Situación de los estatales chubutenses

Al respecto de la realidad económica que están atravesando los empleados públicos de Chubut, Roberto Cabeda, secretario general de Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) Puerto Madryn, dialogó con El Diario y recordó que hasta octubre de este año no se abrirán nuevas paritarias salariales, ya que en los meses de julio, agosto y septiembre se aplicarán los aumentos acordados en las reuniones anteriores, a través de la cláusula gatillo, que es un promedio entre los datos aportados por el INDEC y las cifras específicas de la Patagonia.
Asimismo, seguramente en breve se conozcan nuevos avances en los convenios de salud que están siendo impulsados por la COPIF, mientras que “seguramente va a haber algunas novedades en Educación”, afirmó Cabeda.
Además, el secretario general de ATE Puerto Madryn informó que los aumentos salariales de acá a octubre para los empleados estatales de la Provincia quedarían similares a los que reciben los trabajadores de la educación. “Sí en otros sectores tenemos aumentos. El mes que viene tenemos otro incremento en Educación, otro aumento en la Administración Pública Central y distintos sectores que fueron acordando pautas escalonadas y el mes que viene, que se paga en julio, se estaría pagando esto”, concluyó Cabeda.

Gobierno de Chubut