Tras permanecer en estado delicado durante treinta días, el hombre que había sido atacado a principios del mes pasado por un sujeto que ingresó a su vivienda, finalmente falleció por efecto de las heridas sufridas. El episodio había tenido lugar el 2 de mayo en una vivienda de Troperos Patagónicos al 1.180, y la víctima, Lorenzo González, mayor de 60 años, se encontraba durmiendo junto a su esposa de 68; en ese momento, el hombre se percató de que un individuo había entrado a su casa tras romper el cristal de la ventana del primer piso, con evidentes intenciones de robo. Tras forcejear con el delincuente, recibió una puñalada por parte de este último en la zona abdominal, por lo que fue trasladado al Hospital Zonal “Dr. Andrés Ísola” para ser intervenido de urgencia; sin embargo, la gravedad de la lesión terminó provocando su muerte un mes más tarde.
El presunto atacante, por su parte, quien le había robado la billetera, fue demorado días después por personal de la División Policial de Investigaciones (DIP), e identificado como Germán Méndez, de 24 años; su situación podría complicarse dado el cambio de carátula del hecho, de “robo” a “homicidio”; no obstante, para los investigadores todavía no pudo constatarse su autoría.

Búsqueda inicial “negativa”

El hecho, que generó conmoción en las últimas horas, había sido inicialmente caratulado como “robo con arma blanca y lesiones graves”.
Según las características de la denuncia inicial, el agresor era “un sujeto masculino de estatura mediana, flaco, con poca barba, vestido de oscuro”, y aparentemente atacó a la víctima produciéndole “un puntazo con un elemento punzo cortante en la zona abdominal”, herida por la cual ingresó a quirófano una hora y media más tarde.
Los primeros rastrillajes realizados por la Policía arrojaron resultados negativos.

Capturado en la vía pública

Sin embargo, a pocos días de ocurrido el episodio, y mientras Lorenzo aún permanecía internado, personal de la Brigada de Investigaciones “procedió a demorar a un sujeto en la vía pública, identificado como Germán Méndez, de 24 años”, indicaron desde la Unidad Regional, de quien se sospechaba que podría haber sido el autor del ataque.
Al día de hoy, “objetivamente” todavía no hay un autor específico sindicado por los investigadores, dado que en su momento el mismo se dio a la fuga y, un mes después, las posibilidades de recolectar evidencias son todavía más remotas; no obstante, la Policía sospecha que el joven capturado pocos días después de ocurrido el fatal robo, guardaría relación con los hechos.

Entradera fatal

Tras un mes de permanecer internada, la víctima falleció producto de un “paro cardíaco y disfunción multiorgánica” en el área de Cuidados Intensivos del nosocomio local.
Esto último tuvo como consecuencia que el hecho pasara de ser caratulado como “robo con arma blanca y lesiones graves” a “homicidio”, lo cual complicaría aún más la situación del detenido, en caso de que pueda probarse su participación en el hecho.
Lo que más llama la atención del episodio es la violencia con la que ocurrió, principalmente teniendo en cuenta que el mapa delictivo de Puerto Madryn no suele arrojar hechos similares; la mayoría de los delitos contra la propiedad suelen consistir en robos cometidos cuando los propietarios no se encuentran en sus domicilios.

La violencia, preocupante

Al mismo tiempo, la mayoría de los homicidios registrados en los últimos años en la ciudad del Golfo responden, contextualmente, a víctimas y victimarios que se conocían entre sí, donde los ataques ocurrieron en medio de disputas personales.
La “entradera” sufrida por la víctima y su posterior defunción a manos de un atacante que lo apuñaló para sustraerle la billetera, da cuenta de una realidad más preocupante aún, que es la violencia con la que empiezan a cometerse delitos que, tiempo atrás, no arrojaban consecuencias mayores que la pérdida de bienes materiales.

Municipalidad de Puerto Madryn