Bomberos Voluntarios, Defensa Civil y Policía trabajaron arduamente en la zona alta del barrio Jorge Newbery. En una vivienda precaria se originó un incendio que se cobró la vida de dos adultos, padres de 8 hijos, y uno de los menores. En tanto, siete niños de entre 2 y 12 años fueron internados graves en el Hospital Regional. Desde Bomberos Voluntarios confirmaron que fueron un total de tres las víctimas fatales: la pareja y un hijo de ambos. “Nos encontramos muy tristes por lo que personas que perdieron la vida” dijo el comandante mayor de Bomberos Voluntarios quien señaló que hasta ahora “se están removiendo los escombros», mencionaron, agregando que «desconocemos los motivos del incendio, cuando llegamos estaba generalizado y dos personas lograron salir por sus propios medios». Se trataba de una precaria vivienda de cuatro habitaciones.

Explosión

“Estamos en condiciones de informar que hay tres víctimas fatales en el interior de la vivienda y otros cinco menores y dos adultos fueron evacuados al hospital”, confirmó a Radio 3 uno de los integrantes del cuerpo de Bomberos Voluntarios, Carlos Rosas.
Remarcó que “los menores fueron rescatados por los propios vecinos y personal de Defensa Civil que llegaron primero. El lugar era de difícil acceso (sobre todo por las rejas de la vivienda), una vez que lo pudimos hacer se trabajó arduamente para la extinguir el fuego, desde un primer momento sabíamos que había personas fallecidas, pero no lo queríamos confirmar hasta que no tuviéramos los datos certeros”.
“Cuando escuché el pedido de socorro, la señora estaba en la ventana. Con mi hijo forzamos una ventana y empezamos a sacar a los chicos y a meterlos en nuestra casa. Pero de repente hubo una explosión en la cocina y alcanzó la pieza donde estaba ella, la vimos caer hacia atrás”, contó en tanto una de las vecinas.

Una tragedia anterior

“Había una nena de cuatro años, de nombre Milagros, que recibió un trasplante porque se había quemado una vez anterior con aceite. Fue a la primera que me pasó la señora, mientras me gritaba que sacara a sus hijos”, relató muy angustiada la testigo.
“Le alcancé a mi hijo un fierro y pudo forzar la puerta, pero no la reja de la ventana de la pieza. Por eso no pudimos sacar a todos”, explicó.
“Ella se dedicaba a los hijos, él salía a trabajar, es una familia muy querida en el barrio. Eran nueve en total, los conocemos hace unos siete años, es muy triste lo que pasó”, señaló conmovida la mujer que además proporcionó los datos de los cónyuges fallecidos, Nancy Roldán y Carlos Vargas.

Parte médico de los heridos

“En verdad, estamos impactados por la noticia”, admitió la directora del Hospital Regional de Comodoro, la doctora Myriam Monasterolo. «Tenemos en este momento tres niños en terapia pediátrica, dos en sala común, un adolescente de 19 años en la terapia de adultos y otros dos jóvenes, de 21 y 22 años, en la Guardia recuperándose de la intoxicación por monóxido», puntualizó.
«Los chicos que están en la terapia pediátrica, dos nenas y un varoncito, están en estado crítico y habrá que esperar cómo evolucionan», dijo sobre los cuadros más graves.
«Los chicos de sala común tienen 9 y 11 años», agregó.
«Es terrible porque se trata de una familia y porque con esto, el invierno se cobra 10 vidas entre incendios y monóxido de carbono en sólo 10 días. Recomendar a las familias que extremen todas las medidas de precaución para evitar nuevos incidentes, que ventilen sus viviendas, que no hagan conexiones clandestinas de gas ni de luz, que si se calefaccionan con leña o garrafa que no pongan cerca ropa y tengan cuidado con los niños», remarcó la médica.

Siete muertos en las últimas semanas

El pasado 30 de mayo Neymar Vargas Ugarte (4) perdió la vida al incendiarse su vivienda en la calle Código 475 N° 426 del barrio Abel Amaya.
Sus hermanitos, una niña de ocho años y un bebé de un año pudieron ser rescatados del lugar por una familiar, pero Neymar, que estaba debajo de la cama, quedó atrapado por las llamas.
Roxana Otero (51) y su hija María Elena (14) perdieron la vida el 2 de junio al incendiarse su vivienda a las 11:30 en Cambareri al 100, Kilómetro 5. El fiscal Julio Puentes confirmó que el perito ígneo en su informe preliminar detectó una conexión clandestina de energía eléctrica en el lugar.
El fuego habría sido ocasionado por una sobrecarga en un caloventor de una habitación. Las mujeres intentaron salir pero se desvanecieron antes de llegar a la puerta de salida y sus cuerpos terminaron calcinados. La vivienda era alquilada.
El esposo de Roxana y padre de la niña estaba trabajando y al llegar quiso introducirse entre las llamas, pero la Policía se lo impidió. El fuego consumió en minutos la vivienda de chapas y madera.
Francisco Vásquez (60), alias «Jalisco», una persona muy querida por los vecinos de Diadema, murió al quedar su vivienda envuelta en llamas el viernes 7 de junio por la noche.
Todo sucedió a las 20:30 en una vivienda ubicada en la calle Pagnano al 171, que fue escenario de una tragedia a raíz de un incendio domiciliario. Las llamas consumieron la vivienda Francisco, quien falleció.
La policía descartó que el siniestro se haya originado por la explosión de una garrafa, sino que la misma habría detonado durante el incendio.
Este lunes 10 de junio, un incendio en una vivienda ubicada en la zona alta del barrio Jorge Newbery se cobró la vida de dos adultos, padres de 8 hijos, y uno de los menores.
Siete niños de entre 2 y 12 años fueron internados graves en el Hospital Regional.
José Ayamilla, comandante mayor de Bomberos Voluntarios, confirmó que fueron un total de tres las víctimas fatales: la pareja y un hijo de ambos. (Fuente: El Patagónico)