Cuatro provincias eligieron ayer a sus respectivos gobernadores, en unas elecciones que estuvieron fuertemente influenciadas por el apagón general que se desarrolló en todo el territorio nacional.
Al respecto, cabe aclarar que en Tierra del Fuego esto no sucedió, ya que el distrito más austral del país no está en el sistema interconectado y, casualmente, fue una de las provincias en la que los ciudadanos se dirigieron a las urnas para designar al próximo mandatario. Además, los comicios se replicaron en Santa Fe, San Luis y Formosa. Así, con esta jornada electoral culmina el primer semestre de elecciones locales.
La mayor expectativa de ayer estaba puesta en el resultado que haya en Santa Fe, provincia que gobierna el socialismo desde hace 12 años y en la que el oficialismo, con Antonio Bonfatti como candidato, enfrenta una dura batalla contra el peronista Omar Perotti. Un paso atrás dio el candidato de Cambiemos, José Corral, que según los principales sondeos quedaría en el tercer lugar. Además, cabe aclarar que el búnquer del aspirante del oficialismo nacional tuvo que ser desalojado por una amenaza de bomba.
En territorio fueguino la gobernadora peronista Rosana Bertone buscaba su segundo mandato. A su turno, la mandataria denunció “el robo sistemático de boletas” de su partido, además de la “violación de la veda electoral” por parte del principal candidato de la oposición, el intendente de Río Grande, Gustavo Melella. Asimismo, al cierre de esta edición todo parecía indicar que habrá segunda vuelta en la provincia más austral del país, ya que para ganar en primera vuelta en este distrito hay que sacar más del 50% de los votos, algo que ninguno de los principales aspirantes alcanzaría, aunque el que estaba más cerca de esto era Melella, según los primeros datos.
En San Luis los hermanos Alberto y Adolfo Rodríguez Saá compiten entre ellos, por primera vez. Representan a diferentes sectores del peronismo dentro del ámbito provincial y se disputaban la gobernación que, hasta el momento, se alternaron.
Por su parte, en Formosa el gobernador justicialista Gildo Insfrán se acercaba a su séptima reelección al frente del Poder Ejecutivo de dicha provincia, donde se mantiene desde hace casi 24 años, en los comicios en los que enfrentó a otro peronista, Adrián Bogado. En un tercer escalón se ubicó Natalia Coronel, quien compite por el Partido Obrero (PO).