Familiares de los tripulantes del pesquero hundido «Rigel» se movilizaron este domingo por el puerto de Mar del Plata, junto a cientos de vecinos, al cumplirse un año del naufragio que dejó un muerto y ocho desaparecidos en el Atlántico Sur, e insistieron en su reclamo para que sean recuperados los cuerpos y se refuercen las medidas de seguridad en los barcos.
La carga especial del primer aniversario amplificó el lema «Que bajen los buzos», con el que los allegados de los tripulantes exigieron durante los últimos doce meses que se investiguen las causas de la tragedia y que sean rescatados los restos de las víctimas.
La conmemoración, en la que se insistió también en el pedido de mejores condiciones laborales y medidas de seguridad para los barcos que forman parte de la flota pesquera, comenzó cerca del mediodía en la banquina del puerto marplatense, punto de visita obligado de miles de turistas cada año, donde se descubrió una placa con los nombres de los tripulantes.
El Rigel, un buque de más de 50 años de antigüedad y 27 metros de largo, zarpó el 5 de junio de 2018 del puerto marplatense y desapareció cuatro días después frente a las costas de Chubut, mientras participaba en la campaña del langostino.