La necesidad de contar con un espacio propio para las actividades sindicales es un “paso obligado” para la mayoría de dichas instituciones, donde muchas veces el acceso queda supeditado al esfuerzo de sus afiliados para levantar la sede.
En este sentido, actualmente en Puerto Madryn, más de una decena de gremios se encuentra tramitando la posibilidad de construir su local, con el objetivo de tener un destino en el cual reunir a sus integrantes y poder llevar a cabo la planificación de distintas acciones.
La última entidad en avanzar sobre esta cuestión fue la Asociación de Instaladores de Gas, Sanitarios y Afines (AGASA) de Puerto Madryn, que había solicitado un lote para la construcción de su sede, el cual finalmente le fue otorgado; la obra tendrá como plazo máximo dos años, y se suma a la lista de gremios que, desde hace tiempo, vienen bregando por tener una “casa propia”, algo que facilita las gestiones hacia los afiliados.
Desde la Asociación agradecieron el acompañamiento municipal y de varios actores locales para concretar lo que, tiempo atrás, parecía ser un camino difícil y que, por estos días, comenzó a resolverse poco a poco.

Pedido y adjudicación

A través de una Ordenanza reciente, se planteó que los integrantes de AGASA “manifiestan el compromiso de trabajo y buena voluntad para continuar con la ejecución de la obra y presentación de planos de mensura, demostrado en diversas reuniones mantenidas” y que “de un pormenorizado análisis del Expediente, surge que sería procedente contemplar el caso”.
En consecuencia de esto último, se resolvió “adjudicar a la Asociación Instaladores de Gas, Sanitarios y Afines el inmueble identificado catastralmente como Circunscripción 1, Sector 8, Manzana 58, Parcela 203 sujeto a mensura definitiva” y “destinar el bien descripto en el a la construcción de la sede”.

Dos años para construir

En otro orden, se dispuso que el gremio “tendrá a su cargo y costa la presentación de los Planos de Obra, el Final de Obra conforme a construcción realizada ante la Dirección de Obras Particulares Municipal y toda obra de infraestructura de servicios necesarias”, sumando a ello que “la mensura definitiva del lote adjudicado estará a cargo de la Asociación y tendrá un plazo de presentación de seis meses”, añadiendo que, a partir de la promulgación de la Ordenanza, “la Asociación tendrá a su cargo todos los gastos que como contribuyente le correspondiere”.
El plazo máximo para que se concrete la obra será de dos años, a la vez que, como suele ocurrir, en caso de incumplimiento, ello será “causal de revocación, sin perjuicio ni reclamo alguno hacia el Estado Municipal, el suelo como así todo lo implantado hasta la fecha quedará para el Municipio”.

Derechos y obligaciones

La normativa remarca que “toda actividad a desarrollar” por la Asociación “deberá ajustarse a la norma legal vigente”, además de que, de acuerdo a lo dispuesto por la Carta Orgánica Municipal en su Artículo 52, Inciso 4, “queda establecida la cláusula de revocación de la propiedad y titularidad de ellas, para cuando estas no fueran utilizadas con el objetivo para el cual se solicitaron, dentro de los plazos y formas estipuladas” y que “los adjudicatarios a los que se revocara la propiedad del Inmueble no tendrá derecho a reclamo indemnizatorio alguno al Municipio por el valor del terreno, ni por las mejoras que hubiere en ese predio.

Una obra mancomunada

Desde la página oficial de AGASA celebraron la iniciativa y recordaron que “hemos venido haciendo reuniones tiempo atrás con diferentes gremios que están dentro de nuestro macizo”, los cuales totalizan unas 12 entidades sindicales, al tiempo que confirmaron ya estar “gestionando los servicios de agua, cloacas y electricidad”.
También, puntualizaron que algunos materiales, como por ejemplo aquellos para la red cloacal, “se comprarán entre todos los gremios”, a la vez que agradecieron “a los representantes de cada gremio por estar siempre en las reuniones, y también a Enrique Calvo y a Gustavo Sastre por todo el apoyo hacia nosotros”.

Municipalidad de Puerto Madryn