Los cimbronazos económicos que se han vivido en nuestro país en los últimos meses han hecho que las empresas de casi todos los sectores se vean perjudicados, aunque en algunos rubros tuvieron un impacto mayor que en otros. En este contexto, desde el Centro de Economía Política Argentina (CEPA) emitieron un informe en el que explicaron que la evolución general de los concursos y quiebras durante el primer trimestre de 2019 mostró un incremento notable.
En el transcurso de los primeros tres meses del corriente año hubo 292 casos, lo que representó un incremento de 16%, si tenemos en cuenta que durante el mismo período del año inmediatamente interior se registraron 251 solicitudes. Estos números indican que en el primer trimestre de 2019 hubo unas cinco empresas con problemáticas de concursos y quiebras por cada día hábil.
Del total, el 53% (154 casos) se concentraron en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA), mientras que el 24% (70) lo hizo en la provincia de Buenos Aires, y el 23% (68) se produjeron en Córdoba. Mientras que en estas últimas dos, la mayoría de los casos se concentran en personas humanas (60% y 63%, respectivamente), en la Capital Federal estos números se invierten, siendo el 74% personas jurídicas. Este dato se relaciona con el hecho de que CABA sigue concentrando la mayor cantidad de empresas societarias del país.
En tanto, en Chubut hay una situación particular dependiendo del rubro de las empresas, ya que en los últimos meses varias industrias textiles han tenido que recurrir a distintas alternativas para paliar la situación de crisis, al tiempo que algunas tuvieron que cerrar sus puertas. Además, la firma alemana Senvion se declaró insolvente, algo que repercutirá en los parques eólicos de la provincia patagónica.

Obligaciones evitadas

Al respecto, el informe de CEPA explicó que “el aumento de los concursos preventivos de acreedores representa un indicador de la marcha de la economía, ya que cuando se le decreta el concurso a una empresa la misma ya no tiene la posibilidad de hacer frente a todas las obligaciones, con el consiguiente aumento de riesgo en el corte de la cadena de pagos”.
En tres jurisdicciones se ha presentado en el primer trimestre un considerable incremento de los concursos de acreedores, siendo Córdoba quien experimenta la mayor suba con un 200%, seguido de la provincia de Buenos Aires con el 65% y CABA con el 25%. A nivel total, el aumento de casos representa 71% de concursos más que en el primer trimestre de 2018 y 155% respecto al mismo período de 2016.

Detalles de los procesos

Con respecto a las quiebras, tanto la magnitud de casos como su evolución constituyen una problemática en sí misma, pero con relación a los concursos no constituyen un indicador tan representativo de la marcha de la economía: dependiendo del caso, la resolución de la quiebra puede llevar un tiempo muy variable y extenso.
El comportamiento de las quiebras muestra que se registraron en total 167 en el primer trimestre de 2019 contra 178 en igual período de 2018. Esto implica una baja del 6% a nivel total, traccionado por la provincia de Córdoba que presentó una caída del 21% respecto al período anterior, no arrojando datos para el mes de enero de 2019; y por CABA en segundo lugar, que presentó una caída de casi el 7% en las quiebras del período. Sin embargo, la provincia de Buenos Aires experimentó un aumento del 14 por ciento. El total de casos respecto a 2016 se incrementó un 43%, mientras que respecto a 2017 lo hizo en 24 por ciento.
Los sectores más afectados por los concursos fueron el de Servicios (62 casos en 2019 y 168 desde 2016), Comercio (23 en 2019 y 55 desde 2016), e Industria con 20 y 47 casos para los mismos períodos. En cuanto a las quiebras, también los Servicios fueron los más afectados en términos absolutos (73 casos), mientras que Industria (39 casos) y Comercio (28) fueron los que siguieron.

Reforma tributaria

En este contexto, vale destacar que los empresarios industriales aprovecharán el pedido de reforma fiscal que el Gobierno Nacional impulsará para hacer más competitivo al país ante el ingreso en el acuerdo de libre comercio entre el Mercosur y la Unión Europea (UE), y pedirán que se revean los beneficios quitados a las economías regionales a partir de la eliminación progresiva del decreto 814 que equiparará las cargas patronales en todas las regiones sin tener en cuenta los perjuicios por las distancias geográficas provocan en la contratación de personal en esas áreas.
Al respecto, la Unión Industrial Argentina (UIA) le dio una importante relevancia dentro de las diez propuestas para el desarrollo regional que le presentó dos meses atrás al Gobierno Nacional como parte de su agenda federal. Específicamente, ésta tiene dos partes: una propuesta nacional para “dar marcha atrás con la progresiva suspensión de los beneficios del Decreto 814/01 por el impulso para fomentar el empleo en zonas más alejadas”; y otra regional que busca “acelerar la rebaja de Ingresos Brutos hasta reemplazarlo por otra herramienta de más fácil liquidación y fiscalización, y que no genere distorsiones al interior de la cadena productiva”.
“La presión tributaria nacional y provincial en Argentina fue del 29,4% del PBI en 2018, pero no se traduce en una provisión de bienes y servicios públicos acordes a la presión”, destacó el informe que elaboró el Centro de Estudios de la UIA, en base a las rondas de consulta con las representaciones territoriales adheridas a la entidad industrial.

Industria en Chubut

En este contexto de situación complicada para las industrias nacionales, cabe recordar que en Chubut la realidad difiere dependiendo del sector que se analice. En algunos casos hay firmas que se encuentran en un gran momento, mientras que otras atraviesan una actualidad más que crítica.
El rubro vinculado a la actividad petrolera en el sudeste provincial está siendo beneficiada por el crecimiento del costo del barril de petróleo tipo Brent, en comparación con los precios de hace poco más de un año. Como resultado de esto, el rubro ha evidenciado crecimientos en sus cifras y la capacidad instalada de es una de las más altas de todos los rubros medidos a nivel nacional.
En contrapartida, la industria textil, que destina casi la totalidad de su producción al consumo interno, está siendo vapuleada desde hace varios meses y todavía no logra revertir la situación ni se avizoran posibles reparaciones en el futuro inmediato. En la localidad de Trelew y zonas aledañas han cerrado numerosas fábricas vinculadas a esta actividad, como producto de la recesión y la caída del consumo, que hace que las ventas disminuyan en demasía.

Gobierno de Chubut