Desde el Hospital Zonal “Dr. Andrés Ísola” confirmaron que evolucionan de manera favorable los dos menores de seis y tres años que sufrieron graves quemaduras durante el incendio ocurrido hace más de una semana, en una vivienda del barrio El Progreso. Por el hecho falleció la madre de los niños, que tenía un 50 por ciento del cuerpo afectado, mientras que el hermano más grande, de diez años de edad, continúa su tratamiento en el Hospital Garrahan de Buenos Aires.
Los dos hermanos que permanecían internados en la ciudad del Golfo habían sufrido quemaduras en distintas partes de su cuerpo, pero lo que revestía mayor gravedad era el compromiso de las vías respiratorias, motivo por el cual permanecieron, hasta ayer, en la unidad de Cuidados Intensivos del nosocomio.
Ahora, ya en sala común, su evolución es favorable y ya no presentarían riesgo de vida; una buena noticia, en el marco del trágico siniestro que tuvo el saldo de siete personas heridas y una fallecida.

Fuera de peligro

Al respecto, el director del Hospital, doctor Raúl Franco, confirmó en diálogo con medios radiales que “los chicos están evolucionando bien, los dos ya han pasado a cuidados en la Sala de Pediatría General, de modo que ambos han dejado el área de Cuidados Intensivos, pasando a una de cuidados mínimos” y remarcó que “la evolución es favorable, afortunadamente”.
El incendio arrojó un total de siete heridos: los tres hermanos, el padre, de apellido Delgadillo, quien sufrió quemaduras en sus manos y fue dado de alta horas después, y otras dos personas que se encontraban en el lugar, que resultaron levemente heridas.
En el caso de la mujer, Rosmery Cuchalo, tenía la mitad del cuerpo afectado por las quemaduras y, días antes de que pudiera ser trasladada a bordo de un avión sanitario al Instituto del Quemado en Buenos Aires, se descompensó y finalmente falleció.

Un largo tratamiento

Lo que resta para el menor de diez años internado en el Hospital Garrahan es un extenso proceso de recuperación, a la vez que, desde Puerto Madryn, solicitaron la colaboración de la comunidad para conseguir una crema específica que el joven necesita para su tratamiento; se trata del medicamento “Iruxol Colagenasa-Cloranfenicol”, comúnmente utilizada para tratar quemaduras de segundo y tercer grado, además de abrasiones de la piel y otra clase de lesiones.
El incendio dejó entrever la precaria situación en la que vive buena parte de los vecinos del barrio El Progreso, habida cuenta de que, para calefaccionarse, en este caso la familia había montado una estufa “casera” sobre dos ladrillos huecos y utilizando una resistencia, la cual al entrar en contacto con un colchón, provocó un cortocircuito y el posterior incendio, que se propagó rápidamente por el resto de la vivienda.

Condiciones de vulnerabilidad

El escenario no es muy distinto en otros barrios, donde la falta de suministro de gas obliga a los vecinos a calefaccionarse, ante las bajas temperaturas invernales, con métodos “caseros” como la leña, generando potenciales riesgos de incendio en las viviendas, principalmente en aquellas construidas en madera.
Como si ello fuera poco, el costo de la garrafa social aumentó casi un 40 por ciento en enero de este año, motivo por el cual dejó de constituirse como una alternativa accesible para los vecinos en mayor situación de vulnerabilidad económica.
En el barrio El Progreso, desde hace tiempo, se lleva adelante una importante obra que buscará extender la red eléctrica a más hogares, para lo cual a fines del año pasado se hizo un relevamiento “casa por casa” para determinar la magnitud de la obra, que daría respuesta unas 440 familias del sector, muchas de las cuales todavía no cuentan con uno de los servicios esenciales para sortear el invierno, que es el gas natural.

Municipalidad de Puerto Madryn