Por TriviaDemir

Tiene voz de locutor y respuesta rápida además de chapa de “peronista republicano”, y se convirtió ahora en el as en la manga para tratar de ´peronizar el macrismo´. Miguel Pichetto estuvo en Chubut en el marco de la campaña presidencial previo a las PASO y dejó definiciones diversas, que como todas las frases de campaña deberán ser tamizadas por el sentido de la oportunidad y sobre todo por la trayectoria de quien las emite. Sencillamente porque la coherencia política en Argentina, es mucho más medible para atrás,que para adelante.

Una carrera aceleradísima

Miguel Pichetto, el ahora candidato a vicepresidente por “Juntos” nació en 1950 en la provincia de Buenos Aires y se recibió como abogado en la Universidad de La Plata. Desde su incursión en la política, el hombre no perdió oportunidad de escalar aceleradamente hasta este momento clave donde pretende llegar a gobernar el país junto a Mauricio Macri. Su graduación coincidió con el inicio de la última dictadura cívico-militar, en 1976. Casado y con dos hijos, el hombre del peronismo se radicó en la provincia de Río Negro para iniciar su carrera política. En 1983 obtuvo su primer cargo electivo como concejal por la ciudad de Sierra Grande, y dos años después reemplazó al intendente Beluz González como jefe comunal hasta 1987. Desde Sierra Grande, Pichetto saltó a la Cámara de Diputados provincial en el período 1988-1993. En el Partido Justicialista ingresó como Congresal por Río Negro, desde 1983 hasta 1991, y lo presidió entre 1991-1995. Desde 2018, el senador es Presidente del Congreso partidario.
En el ´93, Pichetto abandonó la banca provincial para iniciar su carrera en el Congreso Nacional. En el último año de su primer mandato como diputado consiguió la vicepresidencia del Bloque Justicialista. También ocupó otros cargos de relevancia como el Consejo de la Magistratura de la Nación, primero en los períodos 1998-2001 y 2001-2005; y asumió por tercer vez ese representación a fines del año pasado, tras un acuerdo entre el justicialismo, el Frente Renovador y el Frente para la Victoria, que le costó un lugar al radicalismo, o sea, en alianza con los partidos del peronismo que ahora decide enfrentar en alianza con los radicales y el PRO.
La elección del 2001, con el respaldo del ex presidente Carlos Menem, fue la que lo llevó a la Cámara alta, donde en diciembre de 2002 consiguió la presidencia del bloque Justicialista hasta la actualidad por su frondosa experiencia. En los años de gestión kirchnerista se mantuvo como aliado, consiguió ser reelecto como senador en 2013 y perdió en las elecciones a gobernador 2015.
Con la llegada de Cambiemos a la Casa Rosada, el senador decidió romper con el Frente para la Victoria y conformó el Bloque Justicialista, que junto a los gobernadores provinciales colonizó con impensadas negociaciones de leyes diversas para acompañar al oficialismo, entre ellas, el pago a los fondos buitre y la resistida reforma previsional. «Nos tocó la ingrata tarea de votar esto», se excusó alguna vez tras esas tareas poco entendibles desde la ideología.
Desde la presidencia del bloque Justicialista armó junto a los gobernadores de Córdoba, Juan Schiaretti, y de Salta, Juan Manuel Urtubey, y el líder del Frente Renovador, Sergio Massa, lo que se conoció hasta hace poco como “la tercera vía”, el partido Alternativa Federal. Un espacio que terminó dinamitado en las últimas semanas negociando la candidatura como vicepresidente de Cambiemos en su caso. Massa haría lo propio con el límite que nunca volvería a pasar, aliándose con el kirchnerismo.
Pichetto hace 36 años que ocupa cargos públicos, desde 1983 con un breve interregno entre 1987 y 1988. Y se considera que desde ahí puede ser enormemente útil a la alianza gobernante, y porque no, hasta ser la próxima alternativa presidencial en 2023. De allí el entusiasmo con el que encara una campaña con evidente proyección propia.
Al filo de las Primarias, el rionegrino se calzó hace una semana su traje sureño y salió a tratar de reencantar la Patagonia, algo que Cambiemos no pudo aún.

Sobre sí mismo

«No quiero pecar de soberbio pero el Presidente Mauricio Macri me convocó por mi experiencia en el Senado. Soy un hombre de parlamento y puedo aportar mucho en mi rol como Vicepresidente. Todo lo que aprendí en estos años lo volcaré en la nueva gestión que comenzaremos a partir del 10 de diciembre».

Decisión de alejarse del Peronismo

«El Peronismo me abandonó a mí; en mis convicciones y mis ideas. Me siento feliz y orgulloso la decisión que he dado. Tengo un pasado y no tengo nada que me avergüence. Soy un hombre de parlamento».
«Es una equivocación muy grande realizar una construcción ideológica basado en el populismo. Eso no es peronismo. El movimiento tiene que recuperar la visión republicana. Respetar las reglas de gobierno cuando estén al frente y ser oposición democrática cuando otros están en el ejercicio del poder».

La Patagonia

“El Gobierno ha hecho grandes esfuerzos por la región patagónica. Ha tomado una medida importante que es bajar retenciones. Además, hemos sostenido para toda la región patagónica en un momento muy difícil, y esto hay que decirlo con claridad, un diferencial de zona que es del 40%”.
“El camino que se ha emprendido es el de un capitalismo moderno, inteligente, integrado al mundo que tiene que crecer desde la economía real, la producción primaria agropecuaria, la fruticultura, la ganadería, la minería y la actividad frutícola” al tiempo que sostuvo que “el trabajo es la consigna y el desafío que tiene que nuclear a los argentinos”.

Sin subsidios

“En el mundo hay dos ejes que no se modifican. Uno es que la salida de cualquier país es por la vía de un capitalismo inteligente, con flexibilidad para comprender las realidades económicas de las economías del interior, con defensa de la industria nacional y del trabajo. Segunda definición: no se puede gobernar con déficit fiscal, gastando más que lo que el Estado recauda”.

Sobre la minería

«Soy un hombre minero que respalda fuertemente al sector. Cuando fui intendente en mi ciudad, la minería ocupó un papel fundamental en mi gestión. Soy un convencido que es un factor de crecimiento muy importante. Hay que apostar a la producción y tener como modelo Vaca Muerta donde el Estado tiene que brindar la posibilidad de sentar el mundo del empresario con el trabajo entre el sector empresarial. Intentar consolidar este tipo de acuerdo que permita proceso de crecimiento en todos los sectores».
“Los recursos del suelo, desde el año 94, le pertenecen a las provincias. Las regalías de Cerro Dragón son de la provincia, la renegociación de los contratos petroleros le corresponde a la provincia, y la decisión de explotar la minería también le corresponde a la provincia. Mal podría presionar el Gobierno Nacional. Es un argumento falso. Por supuesto que hay un interés general del país de crecer, de generar empleo, pero no hay acción de presión sobre el gobernador”, sostuvo.
“Hace muchos años que rige una ley en Chubut que prohíbe la minería; conozco la historia. También tenía mi provincia una ley de esas características y la Legislatura de Río Negro la derogó. Son decisiones de carácter provincial”. “Yo vengo de San Juan, que es una provincia eminentemente minera, ha crecido de manera impresionante en los últimos 20 años, se puede hacer cuidando el ambiente, pero es una decisión del Gobierno Provincial”.

Sobre las retenciones

“La retención es un impuesto distorsivo. Puede ser de aplicación a la Pampa Húmeda, a una estructura como la sojera, que tiene un sistema maquinado, sin mano de obra intensiva. A la economía regional no hay que aplicarle retención, dado que es muy finita la rentabilidad y hay mucha mano de obra. El rumbo del presidente en los primeros dos años era bajar retenciones e ir eliminándolas. La crisis de 2018 y la devaluación lo obligó a tomar medidas en orden a volver a instalarlas”.

Reforma Previsional

«Los derechos adquiridos son adquiridos. No sé discute más. Hay que dejar de hacer el sistema de moratoria. Salvo en casos excepcionales como es en el campo. Esa etapa ya se cumplió. Además, el Modelo previsional se basa en aportes de los trabajadores que hicieron un esfuerzo durante sus años laborales. Seguramente hay que hacer excepciones en algunos casos como aquellas personas que prestaron servicios en el campo».
«Es un sector que hay que cuidar, que hay que atender. Debemos mejorar la prestación del PAMI, bajar los precios de los remedios. Pero no decir que se van a regalar porque es imposible y demagógico. Estas falsas promesas se dan cuando se dan cuenta que están perdiendo y empiezan hacer anuncios irresponsables».

Combatir la pobreza

«El eje de discusión que tenemos que dar es cómo salimos de la pobreza y y no provocar un enfrentamiento entre ricos y pobres. Esto es una construcción de un discurso que atrasa. Lo pobres tienen que dejar de ser pobres y que no dependan del plan. Debemos buscar que el argentino tenga cultura de trabajo».

Reforma Laboral

«No comparto la reforma laboral. La Banelco nos trajo muy mal recuerdo. Hay que apostar a la producción para que la gente entre en el mundo del trabajo. Debemos implementar políticas para las PyMEs y las industrias. Hacerles frente a mercados más baratos cómo China en el sector industrial. El acuerdo con la Unión Europea es el camino a seguir».
«Es importante bajar la presión impositiva y la tasas de interés pero si el Estado no recauda más se va hacer muy difícil. Debemos tener en claro que si no crecemos en la actividad privada estamos perdidos. Tenemos que dejar de apostar al sector público».

Nuevos aumentos de impuestos

«El esquema tarifario no se podía sostener porque se carecía de inversiones. El esfuerzo está hecho y no creo que haya nuevas actualizaciones, salvo que suba el dólar. Es importante señalar que hoy estamos en niveles de racionalidad y Argentina es el país más barato en Sudamérica con un diferencial de 10 puntos sobre el resto (sic)».
En fin, ecos de un recorrido que sonó fuerte, claro, aunque un tanto distante a las extremas urgencias para un buen sector de la vecindad que sufre la crisis provincial y espera una señal de Nación como estructura de contención federal, y no sólo electoral. Hoy el fugaz paso del precandidato a vicepresidente y el ministro del Interior continuo hacia Santa Cruz, una provincia que políticamente interesa mucho más por el simbolismo implícito, en lo que será un nuevo episodio patagónico de su maratón de campaña a trece días de la predefinición electoral. Habrá que ver…

Fuentes: Télam, El Tiempo de SJ, NA, Perfil, propias