Todos los 31 de Julio se festeja el Día Mundial de Guardaparques, que honra a los guardaparques de todo el mundo que han sido heridos o perdieron la vida en el cumplimiento de su deber, y también celebra el papel que desempeñan los guardaparques en la protección de los recursos naturales, incluidos los animales y las plantas silvestres.
Se conmemoró por primera vez en 2007, en el 15º aniversario de la fundación de la Federación Internacional de Guardabosques (IRF).
Para la ocasión, uno de los guardaparques más reconocidos de nuestra provincia, Juan Carlos López, recordó en las redes sociales: “Este día se recuerda a todos los guardaparques sin importar nacionalidad, solo su función dentro de la complicada línea verde de la conservación de la naturaleza en todas sus formas y manifestaciones. Esos pulmones que cada país impone como Parque Nacional, Área Natural Protegida, Reserva de Fauna, o como se la quiera denominar, ya que lo importante es conservar un espacio donde se intenta mantener, dentro de lo posible, todo como estaba. Suena romántico y hasta imposible, pero los guardaparques que trabajamos en ellas no creemos en lo imposible y por ello a pesar de los intereses políticos que no siempre ayudan, los económicos que complican, las malas gestiones que no facilitan obtener resultados esperados y las agresiones que en muchos casos terminaron con la vida de tantos guardaparques seguimos adelante, porque ser guardaparque no es un trabajo, es una vocación y como tal se hace con pasión”.
Y con respecto a esa vocación inquebrantable, el guardaparques de Chubut finalizó: “Nos verán día a día desplazándonos dentro del territorio a proteger sin importar la hora o el clima, seguiremos recibiendo críticas de los visitantes que se molestan porque no pueden hacer los que se les ocurre, seguramente muchos de nosotros seguirán siendo víctimas de balas de los cazadores furtivos; ni así van a detener nuestro accionar, ya que por cada caído hay un guardaparque que ocupará su lugar. Nada ni nadie logrará cambiar nuestra vocación porque ¡ser guardaparque es un honor que compartimos sin importar nacionalidades!”.

Vocación de servicio

Todos los años, la Administración de Parques Nacionales abre la convocatoria a nuevos guardaparques, aproximadamente en el mes de febrero, a través de un curso en el cual los ingresantes reciben formación teórica y práctica en la Coordinación de Capacitación de la Dirección de Desarrollo de Carrera del organismo, ubicada en Embalse, Córdoba.
Los aspirantes deberán contar con un título de pre-grado universitario o nivel terciario de las siguientes carreras: Guardaparque Universitario; Técnico Universitario Guardaparque; Tecnicatura Superior en Conservación de la Naturaleza; Técnico Universitario Guarda Ambiental; Guardaparque; Técnico Universitario en Gestión, Manejo y Conservación de Biodiversidad. Además, tendrán que poseer licencia de conducir Categoría B2 o superior, vigente a la fecha de inscripción.
El guardaparque asistente debe estar en condiciones de realizar tareas de control y vigilancia en las áreas protegidas, fiscalización de actividades, atención y asistencia a las personas que visitan o residen en las áreas protegidas y de participar en proyectos de investigación, extensión y educación ambiental. Asimismo, deberá interactuar con los actores relacionados con las áreas protegidas y su entorno, mediando en conflictos y fortaleciendo las relaciones armónicas entre ellos para conciliar la conservación de las áreas con un desarrollo local sustentable y equitativo.

Gobierno de Chubut