Una crisis institucional se estaría dando en el CCT Conicet-Cenpat, luego de que trascendiera que el mandato del actual director del mismo, Pedro Barón, habría vencido en el mes de octubre y que, casi de manera “automática” y a través de un email enviado a los directores de los institutos que lo integran, el científico habría sido ratificado en el cargo.
Esto, aparentemente, generó varios posicionamientos en contra de la situación, advirtiendo una aparente ilegitimidad en el cargo.
Según se indicó, el plazo de Barón al frente del CCT venció en octubre pasado, es decir, hace unos ocho meses, y el investigador permaneció ejerciendo sus funciones hasta seis meses después de la fecha, cuando a través de una confirmación oficial, pero sin resolución de por medio, fue confirmado en el cargo “por tiempo indeterminado”.
No obstante, en las profundidades del conflicto –no del Océano Atlántico en esta ocasión– se estaría “cocinando” una disputa política generada por un derrame nacional, donde el nombramiento de algunas autoridades sigue siendo cuestionado por advertir que son “funcionales” al gobierno actual.

Sin voces oficiales

El Diario intentó contactar a distintos actores que integran el CCT y los distintos institutos, pero no obtuvo respuesta oficial, así como tampoco se expresó al respecto al propio Barón.
El escenario, del cual advirtieron fuentes extraoficiales estaría atravesado por dicha irregularidad, tuvo momentos de tensión días atrás, cuando el Instituto de Biología de Organismos Marinos (Ibiomar), uno de los ocho que funcionan en el Centro, se retiró del Consejo Directivo, tras un debate interno sobre la necesidad de una renovación de autoridades.

La política, presente

Aparentemente, lo que se planteó fue que las políticas implementadas por el Gobierno Nacional mantienen “virtualmente” paralizados varios aspectos funcionales del Cenpat, y que en su rol de director de Barón, él representaría dichas políticas; lo curioso resultaría ser que, independientemente del nombre de la persona que se encuentre al frente del organismo, ésta debería responder a la dirección del Conicet, es decir, al propio Gobierno Nacional.
Es sabido que uno de los espacios políticos locales, Unidos y Organizados, conserva gran parte de su militancia activa dentro del Cenpat, incluso teniendo en cuenta que algunos investigadores han ejercido cargos dentro del propio espacio partidario; esto también dejaría entrever, acaso, una disputa política de fondo por la conducción del centro de investigación.

Piden más “gobernanza”

Durante la última reunión del Consejo Directivo, celebrada el viernes de la semana pasada, el Ibiomar, que hoy encabeza el científico Flavio Quintana, decidió retirarse de la estructura hasta que se realice una renovación “per se” de las autoridades.
A través de un escrito, plantearon que “creemos que no hemos encontrado eco en nuestra capacidad para seguir aportando, en tanto consejeros, a la mejora y el fortalecimiento de la gobernanza, administración y funcionamiento del CCT Conicet-Cenpat”, sumando a ello que “reconocemos que, a través de esta decisión, el Ibiomar podría ver afectado sus intereses en el corto plazo, pero entendemos que la medida será positiva para los intereses institucionales de todo nuestro CCT”.

Sigue la “grieta”

Al mismo tiempo, desde el Instituto de Biología de Organismos Marinos recordaron la decisión tomada por Dora Barrancos, quien renunció a su cargo en el Directorio del Conicet en mayo pasado para forzar el nombramiento de los nuevos directores, en lo que parecería ser un escenario similar a la que hoy atraviesa el Cenpat.
Al momento, el único candidato a reemplazar a Barón sería el actual titular del Instituto de Ciencias Sociales y Humanas (IPCSH), Rolando González José, quien según trascendió contaría con el apoyo de la mayoría del Consejo Directivo; el investigador fue director del organismo y disputó el cargo con Barón durante las últimas elecciones.
Hasta el momento, las voces se escucharon de un solo lado, desde donde advirtieron que Nación buscaría conservar a titulares que no estén relacionados con la oposición política al Gobierno, no obstante esto profundizaría todavía más la “grieta” dentro del CCT, una de las “puntas de lanza” en materia de investigación a nivel nacional.

Municipalidad de Puerto Madryn