Por Trivia Demir

El Gobierno de Chubut no depositó el viernes -como estaba previsto- los salarios de la administración pública y se desató un duro cruce entre el mandatario Mariano Arcioni y los legisladores del PJ: mientras el primero acusó a los diputados de no autorizar una compensación de partidas, el peronismo aclaró que sí habían dado aval a esos fondos y en un comunicado dijo que el gobernador “pretende esconder la brutal crisis financiera de la Provincia”. El tema escaló en los medios nacionales cómo para que nadie se haga el distraído. De hecho, esta semana continuará la negocicación de seis provincias por la recuperación en retroactivo del Fonde Sojero. Una pulseada que cobra otra magnitud en virtud del ´default´ en puerta que tiene la provincia ante los vencimientos de deuda pendientes a fines de 2019 y con las serias complicaciones para atender gastos corrientes que arrastra, producto de un sinnúmero de factores, pero sobre todo ´escurri-mientos´ administrativos históricos, parte de ellos judicializados, otros no.
Arcioni pensó que a partir de su reelección en junio pasado la iba a tener más fácil en relación a la actual Cámara de Diputados mayoritariamente opositora que se prepara para el recambio en diciembre, pero en estos días volvió a vivir las trabas propias de un Legislativo díscolo, afectando el pago de salarios que tuvo al inicio de su gestión, cuando reemplazó al fallecido Mario Das Neves. De hecho, durante meses realizó un pago desdoblado a los estatales, de acuerdo con el monto que percibían. Ahora, el viernes se volvió a encender la luz de alarma, y el gobernador manifestó que el atraso se debió a los diputados de la oposición, por no aprobar una compensación de partidas presupuestarias destinadas a la acreditación de haberes. Arcioni disparó: “Una vez más no nos autorizaron compensaciones de partidas presupuestarias. Esa falta de aprobación y acompañamiento perjudica a todos los trabajadores del Estado porque no se pueden cargar sueldos. Están jugando con la dignidad de los trabajadores”. Y agregó: “No voy a permitir una Legislatura que lo único que hace es extorsionar a un Gobierno para conseguir beneficios propios”.

Aclarando oscurece

Sin embargo, el PJ puso el grito en el cielo, al señalar que las mentadas compensaciones de partidas presupuestarias habían sido tratadas y aprobadas en la sesión del último martes. “No existe en la Legislatura chubutense ningún proyecto sin tratar que esté vinculado al pago de los sueldos”, dijo en una carta el presidente del bloque de diputados provinciales del PJ, Blas Meza Evans.
“El gobernador miente a sabiendas. Pretende esconder la brutal crisis financiera de la provincia con la gastada excusa de imputar y descalificar a los diputados”, añadió el peronismo provincial en su misiva, al tiempo que le pidió a Arcioni “que se haga cargo de los desmanejos de una provincia que está quebrada”.
Las declaraciones del jefe de la bancada opositora cayó mal en la comunidad y con todo el peso de la entrelínea que traen casi siempre sus dichos. Es que Meza Evans fue nada menos quien desestimó la deuda que Nación tenía con Chubut por unos 1.000 millones de dólares, allá por el año 2012, cuando dirigentes del Frente para la Victoria entre los que estaba el exfiscal de Estado a la cabeza, renunciaron a cinco causas judiciales que tenía la provincia por reclamo de coparticipación en contra del Gobierno Nacional, favoreciendo así a la gestión de Cristina Fernández de Kirchner, por supuesto apenas a cambio de elogios por el compromiso de Martín Buzzi y su gabinete con la causa nacional y popular, se entiende. Esto se sumó al histórico endeudamiento que fue tomando la provincia no sólo en las gestiones dasnevistas, sino también del Frente para la Victoria.

Los vencimientos del Frente para la Victoria

La ironía es que los diputados (y ex funcionarios) opositores que tratan a Arcioni de “mentiroso” se regodean de la situación de colapso de la provincia que le toca pilotear al escribano, pero omitiendo el grueso de la historia. De hecho, gran parte de ese colapso y sobre todo de los vencimientos de deuda por más de 35 millones de dólares que Chubut tiene que pagar este año, se deben a los créditos tomados por el exgobierno de Martín Buzzi bajo el experto asesoramiento de la magister Gabriela Dufour. Ellos tomaron el segundo instrumento de crédito llamado “BODIC”, colocado en dos tramos, entre 2013 y 2014, por un total de 220 millones de dólares. En este caso, los vencimientos previstos para la segunda mitad de este año suman U$27,9 millones en el I y otros U$11,1 millones para el II. Es decir, unos 35 millones de dólares para el resto del año. Mientras que para 2020, el BODIC II exigirá afrontar otros U$23 millones. Mientras que para 2021, el BODIC II insumirá unos U$5,9 millones. Pero para que tomó estos créditos el Frente para la Victoria que hoy reclama “buena administración” a Arcioni. ¿A dónde fue ese dinero que no está en las arcas de Chubut? La respuesta que dan es que esta plata fue a “10 centros de encuentro” y “2 hospitales públicos”, uno para Trelew y otro Comodoro. Todas obras sobrevaluadas y además, nunca concluidas, que como ya sabemos fueron parte de retornos que acostumbraba la obra pública.
Y pese a que las actuales causas por corrupción se frenaron en su retrospectiva en una fecha tope, ahora con el nuevo agite de aguas políticas no se descartaría que surja algún reclamo judicial concreto.
El nuevo round entre la gestión de Arcioni y la Legislatura seguramente retomará esta semana, tras los feriados y ante la expectativa de una posible sesión extraordinaria. Pese a que el peronismo desmintió el hecho, no hubo durante el fin de semana una aclaración del mandatario, con silencio ´de radio´ desde ambos sectores, con lo que no se descartaba un diálogo ´no oficial´

Negociaciones de fondo

La tensión entre Arcioni y el PJ tuvo en estos días otro foco de tensión, por las candidaturas paras las legislativas nacionales, ya que el mandatario también quería acoplar su lista a la fórmula Fernández-Fernández. Sin embargo, el juez federal Hugo Sastre prohibió ese ensamble y los candidatos a diputados del oficialismo provincial irán en “lista corta”.
Está dicho que la oposición intentará hacer valer su presunta situación de fortaleza por el arrastre nacional que especulan se dará, y buscarán ´colonizarle´ el gabinete, las empresas estatales, las vacantes en el STJ y otras tantas ´prendas de amor´ que le solicitarán al comodorense antes que este llegue a contar con el ´legislativo ideal´ a fin de año.
Entre tanto, hay quienes consideran que los pagos a los agentes estatales se normalizarán esta semana ya que este “cacareo” entre Arcioni y la Legislatura es una buena obra ya protagonizada y ahora reeditada, y que tendría como objetivo conjunto lograr que Nación contribuya con lo suyo, o sea partida extraordinaria, antes que un ruido a default empiece otra vez a sonar desde Chubut y le termine empantanando las PASO a Macri. Un calco de las jugadas macro que se dan en ese mismo sentido, donde nada es lo que parece. Pero claro, son sólo versiones nomás. Habrá que ver…