En una audiencia en la ciudad de Rawson, el marinero Leandro Díaz Martínez de 32 años fue sentenciado a cumplir una condena de tres años de prisión condicional y pagar quince mil pesos a las dos víctimas y a la Policía Científica tras reconocer la serie de delitos en que incurrió en un caso de celos, amenazas y violencia de género ocurridos entre febrero y mayo de este año.
El imputado fue defendido por el abogado Jorge Baudés y el Ministerio Público Público Fiscal estuvo representado por el fiscal general Fernando Rivarola y el funcionario de fiscalía Leonardo Cheuquemán.
El acuerdo entre las víctimas y el victimario plasmados en un juicio abreviado, se produjo en un lapso corto de tiempo si se tiene en cuenta que el último incidente investigado ocurrió en el mes de mayo pasado.

Los hechos y la causa

Las víctimas de los hechos de violencia fueron la ex pareja de Días Martínez, Liliana Colazurdo, quien tuvo dos hijos, y un amigo de ésta, Marcos Jaerge.
Luego de un tiempo de peleas entre los miembros del matrimonio, el 27 de febrero de este año se produjo un incidente en la casa del matrimonio en el barrio Río Chubut de Rawson con insultos y golpes mediante. En esa oportunidad el Juzgado de Familia de Rawson le impuso a Díaz Martínez la prohibición de acercamiento a su mujer por el delito de amenazas.
El segundo incidente también fue producido por el imputado, ocurrió casi un mes después cuando en la esquina de Onetto y Mariano Moreno le cruzó la camioneta a la mujer a la que volvió a amenazar. Al día siguiente, el 26 de marzo, a la salida de la escuela a la que concurrían los dos hijos del matrimonio, nuevamente la volvió amenazar con escenas de celos mediante. En este caso fue detenido por acercarse a la mujer y desobedecer la orden de prohibición que pesaba en su contra. Luego la fiscalía, nuevamente en audiencia, le solicitó a un juez penal una nueva medida de prohibición de acercamiento a su ex pareja.
Pero el 1 de mayo pasado se produjo el incidente más grave, fue cuando la mujer se encontraba con sus dos hijos y un amigo, Marcos Jaerge, en la rambla de Playa Unión. Díaz Martínez llegó en su camioneta, nuevamente increpó a la mujer, con una llave cruz golpeó a Jaerge y cuando dos ocasionales transeúntes intentaban calmar los ánimos, fue hasta la camioneta, volvió con un cuchillo intentando lesionar al amigo de su ex esposa. Por estos hechos, Jaerge sufrió lesiones consideradas leves. Temiendo una vez más la intervención de la Policía, el agresor se alejó del lugar.

Juicio Abreviado

La serie de incidentes a lo largo de cuatro meses hicieron incurrir al imputado en varios delitos, entre ellos, amenazas, desobediencias reiteradas a las disposiciones legales, además de lesiones leves. Esto llevó que, para evitar el juicio oral y público, Díaz Martínez reconociera los hechos y fuera condenado a tres años de prisión en suspenso, además del pago de cinco mil pesos a su ex esposa, al amigo de ésta y a la Policía Judicial que realizó las pericias.