La crisis institucional que atraviesa la capital provincial con la sustanciación del juicio político a la intendente Rossana Artero, sigue generando múltiples lecturas y derivaciones políticas. El 10 de diciembre termina el mandato de Artero, pero todo hace indicar que será destituida antes de esa fecha, atento a que el jury fue aprobado por unanimidad. Además, impulsarían una moción para que no pueda asumir la banca de diputada provincial. La Carta Orgánica de Rawson fija que en caso de destitución, la inhabilitación es solo para cargos municipales, pero reclamarían que renuncie. Quien se frota las manos, en ese caso, es Mariano García Aranibar, intendente de Gaiman, que aparece como primer suplente de CHAF.