El Jefe del Departamento del Hemisferio Occidental del FMI, Alejandro Werner y el jefe de la misión Argentina, Roberto Cardarelli, se reunieron esta tarde con el candidato presidencial del Frente de Todos, Alberto Fernández, y los miembros de su equipo económico.
El segundo de Cristina Kirchner lanzó severos cuestionamientos hacia el organismo acusándolos de ser responsables de la fuga de capitales, del fracaso económico y de haber generado en Argentina una “catástrofe social”.
«El préstamo recibido por el país y el conjunto de condicionalidades asociado al mismo no han generado ninguno de los resultados esperados: la economía real no ha dejado de contraerse, el empleo y la situación de las empresas y las familias de empeorar, la inflación no ha tenido una trayectoria descendente sostenida y el endeudamiento público no ha dejado de crecer», dice el pronunciamiento del Frente para Todos dado a conocer después de la cumbre.

Renegociar acuerdos

Alberto Fernández y su equipo económico se reunió con la misión técnica del FMI en el marco de la quinta revisión del Acuerdo Stand-By y les remarcó que, pese a que concuerda con los objetivos del Fondo, por seguir sus recomendaciones la economía argentina empeoró. Por eso los hizo responsables de la «catástrofe social» que atraviesa el país y les adelantó que no respaldará medidas que no apunten al crecimiento económico.
Fue un encuentro «con buena predisposición y profesionalismo», dijo una fuente al tanto de los pormenores de la convocatoria y que destacó que el peronismo prefiere mantener los encuentros con la mayor cordialidad porque son muchas las diferencias conceptuales como para sumar roces por cuestiones de formas.
«Le transmití al FMI nuestra disposición a reformular los acuerdos sin exigirle más esfuerzos a nuestro pueblo», aseguró Alberto Fernández una vez finalizada la reunión de la que participaron el director para el Hemisferio Occidental del FMI, Alejandro Werner, los técnicos Roberto Cardarelli y Trevor Alleyne y los economistas Guillermo Nielsen y Cecilia Todesca Bocco -que ya habían actuado como interlocutores de Alberto con Lacunza- a los que hoy se sumó Santiago Cafiero.

Indicadores negativos

Al término de la reunión, el equipo de campaña de Alberto difundió un comunicado en el que resumió la dura posición de Alberto con el FMI: que concuerda con los cuatro objetivos manifiestos del Acuerdo Stand By (recuperar el crecimiento de la economía, generar empleo para combatir la pobreza, reducir la inflación, y lograr una trayectoria decreciente de la deuda pública), pero que las recetas que sugirieron fueron a contramano de esas metas y «la situación macroeconómica de la Argentina se ha deteriorado significativamente».
«De estos cuatro objetivos no sólo ninguno fue alcanzado, sino que todo empeoró desde la celebración de aquel acuerdo: la economía cayó -1,7%, la deuda pública subió 29 puntos porcentuales del PBI, el desempleo aumentó al 10,1%, la pobreza creció a más del 32% y la inflación se disparó al 53,9%», se lee en el comunicado.

Fuga de capitales

Una vez más con Guillermo Nielsen como probable ministro sentado a la mesa, Alberto reiteró su preocupación por el hecho de que los créditos otorgados por el FMI al Gobierno Nacional hayan sido utilizados, en gran parte, para financiar la salida de capitales.
«Como fuera advertido en la primera reunión del Frente de Todos con el staff del FMI realizada en junio de este año, el último desembolso ha sido íntegramente destinado a financiar la fuga. Este fenómeno constituye un incumplimiento flagrante a lo dispuesto por Artículo VI del Acta Constitutiva del organismo cuyo primer párrafo dispone que ‘ningún miembro podrá utilizar los recursos generales del Fondo para hacer frente a una salida considerable o continua de capital'».
De acuerdo con las cifras oficiales disponibles, desde la firma del Acuerdo y hasta julio de este año salieron del sistema unos 27.500 millones de dólares en concepto de Formación de Activos Externos de libre disponibilidad (fuga de capitales argentinos) y otros 9.200 millones de dólares por inversiones extranjeras especulativas (reversión de inversiones de capitales golondrina). «En total la salida neta de dólares supera los US$ 36.600 millones, lo que representa más del 80% de los desembolsos recibidos hasta la fecha», dijeron.

Sin coincidencias

En el encuentro, Alberto insistió en que él no es candidato electo y que no va a cogobernar ni refrendar actos de gobierno de Mauricio Macri. El candidato no quiere erosionar sus chances electorales como líder opositor al acompañar actos del oficialismo con quien no comparte la política económica. En este sentido, la postura del Frente de Todos puede disuadir al FMI de hacer el siguiente desembolso, de unos 5.400 millones de dólares.
«El programa económico que impulsa el Gobierno Nacional no refleja ninguna de las prioridades establecidas en la plataforma del Frente de Todos. Tampoco existen coincidencias con las recomendaciones de política impulsadas por el FMI. Se trata, en ambos casos, de aproximaciones dogmáticas que no se ajustan a las condiciones objetivas actuales ni resuelven los principales problemas estructurales de la economía argentina».
Para Alberto, el programa de Macri agravó la herencia incrementando la inflación y reinstalando problemas ya resueltos como el de la sostenibilidad del endeudamiento público y el Acuerdo Stand-By tampoco ayudó a revertir estos problemas macroeconómicos.

Sociedad empobrecida

‘Quienes han generado esta crisis, el Gobierno y el FMI, tienen la responsabilidad de poner fin y revertir la catástrofe social que hoy atraviesa a una porción cada vez mayor de la sociedad argentina’, dijo Alberto en su comunicado.
«A juicio del Frente de Todos, que en las últimas elecciones ha obtenido más de once millones de votos, la recuperación del crecimiento a través del impulso de la producción y el empleo debe ser la componente central de un modelo económico alternativo. La recuperación de la economía real es, a su vez, una condición sine qua non para estabilizar la economía y reencauzar su situación financiera».
«Quienes han generado esta crisis, el Gobierno y el FMI, tienen la responsabilidad de poner fin y revertir la catástrofe social que hoy atraviesa a una porción cada vez mayor de la sociedad argentina. Para ello deberían arbitrar todos y cada uno de los medios y las políticas necesarias», agregó.

Fuego cruzado

Luego del encuentro, Cecilia Todesca aportó algunos detalles adicionales. “Alberto Fernández les dijo que ellos están financiando la fuga de capitales y del otro lado sólo hubo un silencio”, afirmó. Ante los reiterados cuestionamientos, el Fondo luego buscó desentenderse. “Ellos dejaron en claro que el programa económico es una responsabilidad del gobierno. El Fondo presta y pone algunas condiciones”, agregó. Todesca también dio algunas pautas sobre cómo será la negociación si finalmente el Frente de Todos gana las elecciones en octubre. “Yo creo que la negociación con el Fondo va a ser ardua, pero quien está en funciones tienen la responsabilidad de dar esta batalla. Alberto les dijo: ´Ustedes tienen buenos profesionales, pero nosotros conocemos nuestro país mejor que ustedes´. Ellos le dieron la razón, pero va a ser difícil”, concluyó.
Antes de encontrarse con Fernández y su equipo, Werner y Cardarelli estuvieron con funcionarios del área económica del Gobierno. Los enviados se mostraron preocupados por entender las decisiones del oficialismo de cara a un traspaso ordenado. En el caso del Ejecutivo, el encuentro tuvo como principal interlocutor al ministro de Hacienda, Hernán Lacunza. «No vinieron a revisar el cumplimiento de las pautas económicas acordadas de cara a la autorización de un nuevo tramo de desembolso del préstamo del organismo», insistieron en dejar en claro fuentes del Palacio de Hacienda.