Este miércoles, en Comodoro Rivadavia, comenzó el juicio oral y público por el homicidio del pescador Gustavo Fozziano ocurrido el pasado 22 de abril de 2018, que tiene como imputados a Fabián Hernández y Nicolás Núñez. En la jornada pudieron escucharse los alegatos iniciales de las partes y asimismo la declaración de varios testigos del hecho. Hoy jueves se espera continuar con la toma de testimonios.
El tribunal de debate estuvo integrado por los jueces Daniela Arcuri, Raquel Tassello y Jorge Odorisio; por el Ministerio Público Fiscal se hizo presente Adrián Cabral, fiscal general; en tanto que los imputados Núñez y Hernández fueron defendidos por Mauro Fonteñez, abogado particular de los mismos. También se hicieron presentes profesionales del SAVD acompañando a familiares de la víctima.

Los alegatos

En su alegato inicial, el fiscal aseguró que va a probar el hecho, cuando siendo aproximadamente las 5:50 horas, en circunstancias en las que dos testigos se hallaban durmiendo en el refugio denominado La Horqueta, a unos 25 kilómetros al norte del barrio Caleta Córdova, arribó Fabián Hernández, en una camioneta Mitsubishi, junto a Nicolás Núñez, quien llevaba consigo un arma de fuego. Tres personas ingresaron de forma sorpresiva y comenzaron a golpear a uno de los presentes, previo pedirle Fabián Hernández a uno de ellos que se retirara del lugar, quedándose Nicolás Núñez en la puerta del refugio.
Seguidamente, el fiscal aseguró que Gustavo Fozziano, quien se hallaba durmiendo en su camioneta Zuzuki con su sobrino, al escuchar los gritos descendió del rodado y se dirigió hacia la entrada del rancho. Ante lo cual, Nicolás Núñez, quien se hallaba en la puerta del refugio, sin mediar palabra alguna comenzó a efectuarle golpes de puño sobre el lateral izquierdo del rostro y con claras intenciones de darle muerte le provocó dos heridas punzocortantes en la región lateral derecha del cuello, afectándole la yugular y carótida, quedando Fozziano aún de pie, momento en el cual logró alejarse pocos metros, circunstancia en la cual Núñez le efectuó un disparo de arma de fuego con orificio de entrada en cara antero lateral izquierda del cuello. Provocándole con ello un shock hemorrágico irreversible por herida de arma de fuego y herida de arma blanca, lo que le ocasionó su muerte de forma inmediata.
Inmediatamente, Nicolás Núñez, se subió a la camioneta, conducida por Hernández, quien con el fin de procurar su huida, lo sacó del lugar en su camioneta junto a otras tres personas y con el arma de fuego que hasta el momento no ha sido encontrada.
Luego de dar su versión de los hechos, el fiscal los calificó jurídicamente como “homicidio agravado por el uso de arma de fuego” en calidad de autor para Núñez y de partícipe necesario para Hernández.
En contraposición, el defensor postuló “la teoría negativa del caso” en su alegato inicial, “que durante el debate la fiscalía no va a poder acreditar el hecho en cabeza de mis asistidos por ausencia del tipo subjetivo”. Calificando la investigación como “tendenciosa” en contra de sus asistidos, postulando una teoría neutral del caso para mostrar la realidad de los hechos. Subsidiariamente postula un cambio en calificación jurídica a la de “homicidio en agresión”.

Los primeros testimonios

Entre los testimonios destacados de la fecha estuvo el de un sobrino de ambos imputados, quién recordó que la noche anterior al hecho, que era sábado, había un torneo de Truco en el Club Caleta Córdova, del cual participaba él y sus tíos: Fabián Hernández y Nicolás Núñez.
Al mismo, llegó un conocido y les comentó que había unos amigos pescando en Rocas Coloradas que quería ir a verlos. De esta forma, se dirigió con él al refugio Las Horqueta, donde encontraron a varias personas charlando, pescando y consumiendo cervezas. Según el testigo, uno de ellos le dijo que tenía cuentas pendientes con sus tíos Núñez y Hernández. Ante esta situación se asustó y pidió que lo regresen a Caleta Córdova. Ante la insistencia, aunque él no quería, les cuenta lo sucedido a sus tíos y luego de finalizado el torneo, junto a otras dos personas se dirigen hacia el refugio. “Fabián” le dice que se baje y que señale quién tenía problemas con ellos, luego se subió corriendo a la camioneta y escuchó ruido de sillas y un disparo. Inmediatamente aparecieron corriendo desde el refugio sus dos tíos, Hernández y Núñez, junto a las otras dos personas y sin pronunciar palabra volvieron hasta Caleta Córdova.
“Al escuchar el disparo supuse que se la habían mandado”, agregó el testigo. Al día siguiente, llegó su padrino despertándolo diciendo que en las redes sociales comentaban que él había matado una persona. Luego empezó recibir amenazas de muerte y se dirigió a realizar la denuncia a sede policial.