COMODORO RIVADAVIA – Un hombre que vive en el pasaje Coliboro del barrio Abel Amaya, radicó una denuncia en la Seccional Quinta, relatando que el miércoles, alrededor de las 21:30 horas, cuando regresaba a su casa a bordo de una Renault Kangoo, fue interceptado por su ex pareja y la hija que ambos tienen en común. Seguidamente, precisó, la mujer le arrojó patadas y golpes de puño, mientras que su propia hija destrozó los vidrios laterales del vehículo y también el parabrisas. Antes de retirarse del lugar, ambas habrían roto vidrios en la vivienda, y minutos más tarde, el damnificado se percató de que le habían sustraído 3.500 pesos en efectivo y documentación del utilitario, que se encuentra a nombre de su actual pareja. El hombre sostuvo que la separación de su exposa habría originado el malestar que culminó de manera violenta. El caso fue derivado al Juzgado de Familia.